Home / Opinion / ¿A quitar el tan preciado activo llamado vida? ¡Nadie tiene derecho!

¿A quitar el tan preciado activo llamado vida? ¡Nadie tiene derecho!

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ

Segando existencias físicas humanas, ¡no se resuelve el problema! Ahora, matando las causales que provocan los atracos, asaltos, delincuencia y criminalidad, etc., ¡sí! ¿Por qué de esas razones tan a la vista, muy poco se quiere hablar? Es la gran interrogante que asalta a muchos ciudadanos en este país.

Lo que ocurre es que, las autoridades competentes locales no quieren abocarse a eso, por conveniencias, o la proclividad ordinaria que se tiene de irse por lo más fácil, como el tocar los menos intereses posibles que puedan estar envueltos en esas actividades delictivas.

Y claro, encuentran el concurso resonante de algunos medios periodísticos locales, como de ciertos comunicadores, que ven el entrarle a tiros a los delincuentes, pseudos  algunos, como el estar quitando motores, las panaceas de solución a la mano.

Se inclinan incluso por recomendar que se emule aquí a: “Li Kuan Yu, en Singapur, y ahora hace el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, que escopeta al hombro, salía matar delincuentes cuando era gobernador de la sureña provincia de Davao”. (Véase: periódico “HOY”, del 13-6-16, página 11ª).

¡Qué bueno es así! Ahí no funciona el refrán popular que reza: “muerto el perro se acabó la rabia”. Aunque se les dé para abajo a los perros – delincuentes -, (en la jerga policial), la rabia se va a seguir estimulando con las acciones improcedentes de los “magnates engreídos de arriba, que viven alegremente impunes, y burlándose de los que menos pueden,  a quienes “acogotan” con las innúmeras carencias que estimulan con sus desaprensiones, como lo es cuando recurren a las ominosas cargas impositivas que le gravan a la población, desde donde aprovechan para costear los mandantes, cuántos lujos vienen dándose desde hace ya varios lustros.

Ningún problema se resuelve marginando razones provocantes. Lo que pasa aquí es que, el “bollo” de esos motivos no es fácil de resolver; tiene “cocorícamo” el asunto. Es mejor y más aconsejable para ellos no verlos, pues habría que alzar la vista hasta las instancias superiores, como ponderar y tratar de enmendar lo que en ellas está pasando. Es por tanto que se prefiere recurrir a medidas como esas que se procura aplicar en el presente.

Pero además, habría que agenciar una efectiva administración, como aplicación de justicia a nivel nacional, en contra de los desfalcadores del erario público, conocidos y apañados comúnmente, y se les despoje de todo cuánto se han robado, para dedicarlo por ejemplo a cubrir las necesidades sociales apremiantes, como es el caso de abastecer como se debe los hospitales públicos del país.

A que si las autoridades competentes de la nación comienzan a proceder según se ha expresado, de inmediato la delincuencia en términos generales empezaría a bajar de forma notoria, y no habría que matar a nadie.

Claro, eso no implica el que se dejen de adoptar otras medidas alternativas de acción que resulten pertinentes, para ir poniendo fin a tales actividades delictivas.

¡Inténtese!, para ver qué pasa.

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*