Home / Opinion / Artículos / Al periodista Rafael Molina Morillo el aumento de sueldo de los senadores le provoca “asco”, “repulsión”, “fobia”, “odio” y “animadversión”

Al periodista Rafael Molina Morillo el aumento de sueldo de los senadores le provoca “asco”, “repulsión”, “fobia”, “odio” y “animadversión”

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El periodista Rafael Molina Morillo, director del periódico El Día, ha expresado este viernes que el aumento de sueldos que se han hecho los senadores, y que también exigen los diputados, le provoca “asco”, “repulsión”, “fobia”, “odio” y “animadversión”, entre otras cosas negativas.

FOTO DE RAFAEL MOLINA MORILLO

En sus “Buenos Días” Molina Morillo hace burla de los senadores y diputados dominicanos que se han aumentado el sueldo, pese a que reciben cada mes cientos de millones de pesos de los impuestos que pagan los conbuyentes para supuestas “obras sociales”, que, en caso de que sean realizadas, solo los benefician a ellos y a sus ansias de permanecer en el Congreso Nacional.

Ahora los senadores reeleccionistas, casi todos apoyadores de la reforma a la Constitución para reimponer la reelección presidencial se han incrementado en 70 mil mil pesos los sueldos, cuando el Gobierno alega que no hay dinero para aumentar los sueldos a los médicos ni a la Policía.

Leamos los “Buenos Días de Rafael Molina Morillo, sobre el alza de sueldo de los senadores, que también exigen los diputado, y que como a este director del diario El Día a muchas otras personas le causa “náusea, vahído, vómito, abominación, aborrecimiento, aprensión, escrúpulo, fobia, inquina”.

Buenos Días

Por: Rafael Molina Morillo

e-mail: rafaelmolina41[@]yahoo.com

Asco, repugnancia, repulsión, asquerosidad, aversión, odio, animadversión, grima, desagrado, aborrecimiento, empalago, empacho, saciedad, hastío, desapego, antipatía, tirria, manía, disgusto, temor, angustia, desazón, náusea, vahído, vómito, abominación, aborrecimiento, aprensión, escrúpulo, fobia, inquina.

Con mucho cariño y admiración a nuestros delicados senadores y diputados, por su noble y desinteresado gesto de aumentarse sus salarios y mantener sus barrilitos y demás yerbas.

Así se hace patria.

Fuente: El Correo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*