Home / Opinion / Ana Julia: En las fauces de la Política de la Posverdad

Ana Julia: En las fauces de la Política de la Posverdad

foto-de-ana-julia

Por: Balbina Negreira /

Los cerebritos y cerebritas que suelen encender las redes sociales y otros medios de comunicación, en estos momentos no sabemos si “la posverdad convertida en pueblo” la juzga por ser una “supuesta” asesina o por ser haitiana.

Este pseudo-nacionalismo que lidera a las masas hambrientas de racismo y xenofobia se puso a trabajar, e inmediatamente que mejor que etiquetar a esta mujer de piel negra, y moño malo que ni siquiera tuvo la cortesía para con nosotros de primero acudir a la peluquería a desrizarse y peinarse antes de cometer el “supuesto” crimen, no es dominicana porque las dominicanas “se cuidan” así reza uno de los innumerables comentarios racista contra ella.

A la “mona, chimpancé, puta, haitiana”, rápidamente dijeron que no era dominicana. De que es “haitiana con papeles dominicano”. En España ya la han deportado a sus orígenes africano y a que su castigo lo pague en una cárcel dominicana.  Utilizando en ambas situaciones un hecho criminal en un abanderamiento de nacionalismos (República Dominicana versus Haití) y de xenofobia y racismo pie de lucha las razas nórdica y caucásica versus haitiana y africana.

Incluso, nos estamos enterando de la existencia de la “raza dominicana”. La Academia Dominicana de La Lengua, tendrá que definírnosla.  De mujeres, que mantienen sus greñas a raya gracias a intensas horas de costosísimos tratamientos y horas en la peluquería. Pero a lo que más se ha hecho hincapié es al hecho de que no esté peinada ante los medios. Ese “pajón” a su antojo le están haciendo un daño grandísimo a la nación dominicana.

Mala prensa. Con lo guapas que son nuestras mujeres dominicanas que se ofertan en los concursos de belleza y en las paradisíacas playas dominicana. Ana Julia, un prototipo de la gran mayoría de la mujer dominicana migrante a “Europa” (sí con comillas), de la mujer que sale de su país a realizar los peores trabajos en el extranjero, en ocasiones, hasta infringiendo uno de los mandamientos…

Porque las que pueden chapean en su país, sino buscan a un chapeado para que les cubra sus sesiones de peluquería.  O se “prostituyen” en la politiquería de turno. Otras buscan un contrato matrimonial. Impensable ver a una mujer de ojos verdes y melena rubia, por supuesto, blanca, trabajando con un machete o un cuchillo en mano como carnicera o pescadera en nuestro país.

Inimaginable aún en el siglo 21-ver en nuestro país-a mujeres con un anillo de graduada universitaria fregando los platos o cocinando ni siquiera la comida que se come. Ni pensar que estas mujeres con el pelo bueno a la mala y porque en muchas ocasiones “otro” le paga la peluquería, trabajen como frutera, limpiando casas, cuidando a niños o a envejecientes.

Siendo esto con mucha probabilidad y razones del porqué la mujer dominicana no está unida en la lucha por sus derechos como mujer ni en las conquistas sociales ni políticas. El feminismo es “cosa” de mujeres frustradas y sin una vida personal de éxito que incluye “pescar” a un hombre rico. Y me duele ver y leer comentarios racistas y xenófobos que realizan desde sus móviles de última generación que quizá un chapeado se lo compró. ¡Ni siquiera elaboran frases y oraciones con un vocabulario que le haga resaltar su melena química!

Madrid, España.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*