La Opinión

Asesora comunicacional

Por: Danilo Cruz Pichardo/

Héctor Valdez Albizu, gobernador del Banco Central, tiene el récor de permanecer 18 años en ese cargo, bajo el mandato de tres presidentes diferentes. Con el famoso cambio producido el 16 de agosto de 2020 no fue posible encontrar un economista en el PRM, en los partidos aliados ni en los miles de movimientos de apoyo que se formaron en toda la geografía nacional. Es más: no apareció otro profesional del área en la República Dominicana.

 

Valdez Abizu es el único capaz de mantener estable la tasa de cambio. Inclusive cuando él muera  –y todos estamos en fila para ese destino–  esa institución sería cerrada. Por lo menos hay que reconocerle que no es un hombre controversial ni ofrece declaraciones desafortunadas.

 

El caso del gobernador del Banco Central se parece bastante al de Angelita Peña, asesora comunicacional del Gobierno de Luis Abinader, pero que ya había formado parte de las gestiones de Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina. Inclusive en la pasada campaña electoral se le vio decir  –en video que circula en las redes— que el candidato presidencial del PRM era el peor de todos.

 

Esa dama devenga un sueldo de RD$300,000.00 (trescientos mil pesos) cada mes. Como en el PRM no apareció otro comunicador, en los partidos aliados ni en los movimientos de apoyo, me imagino que Luis Abinader le rogó para que acepte ese puesto, en el que se supone que tiene exceso de atribuciones.

 

Tantas atribuciones que se atrevió a decir públicamente que los medios de comunicación social están lleno de personas feas y mal vestidas. Lo de feo y hermoso son dos conceptos subjetivos. Lo que para una persona es feo para otra puede resultar precioso. Y no creo que la vestimenta determine la belleza de nadie. Hay damas muy pobres, carentes de recursos para vestir a la moda, que son hermosas, hermosísimas. Mientras hay otras que les sobran recursos y prendas de vestir, confeccionadas por reputados modistos, que no están dotadas de atractivo físico. Como dice el viejo adagio: “Aunque la mona se vista de seda, mona se quedas”.

 

Las declaraciones de Angelita Peña revelan clasismo. Son desafortunadas, pero todo indica, lo único que ella ha sido sincera y no exhibe poses, que su estilo va muy a tono con la preferencia de Luis Abinader, que desde la transición empezó a designar a personas ricas, muy ricas (empresarios con todo y familia), blancas y bien vestidas.

danilocruzpichardo@gmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar