Home / Locales / ATENCIÓN PAÍS! El PLD altera resultados electorales comprando ausencia de votantes en cada mesa

ATENCIÓN PAÍS! El PLD altera resultados electorales comprando ausencia de votantes en cada mesa

FOTO DE JUAN-FRANCISCO-MOJICA

POR: JUAN MÓJICA.

En RD muy pocas veces se han hechos elecciones limpias y transparentes. En el pasado lejano por el atraso tecnológico y ahora por la política. Los partidos en el poder eligen a sus cuadros dirigenciales para dirigir la JCE.

Balaguer y los reformistas controlaron la JCE por más de 20 años, los perredeista por más de 12 años y el PLD lleva más de 14 años. La propia ley electoral en su artículo 22 permite la politización de su máximo organismo electoral.

Aunque la JCE nunca ha descubierto un fraude electoral, ni ha castigado el uso y abuso de recursos públicos ni ha sancionado la compra de cédulas ni tampoco ha penalizado las encuestas a boca de urnas. La historia electoral de los dominicanos se ha caracterizado por el fraude y las irregularidades.

Las encuestas a boca de urnas son instrumentos para manipular las elecciones en un tiempo en que está prohibida la campaña electoral. También se manipulan las encuestas de opiniones contra los grupos minoritarios.

El uso de la policía electoral lejos de cumplir con su papel de resguardar las elecciones y brindarles seguridad a los votantes es usado para reprimir y meter miedo a factores de la oposición y convalidar los delitos electorales.

Las denuncias de fraude son constantes de los partidos políticos pero la JCE toma estas demandas como el derecho al pataleo. Solo las denuncias de los observadores internacionales han logrados variar resultados electorales.

En 1978 los reformistas asaltaron la JCE, detuvieron y confiscaron el conteo de votos y alteraron las votaciones que le permitió controlar el congreso. En 1990 y 1994 el PRSC fue acusado de fraude electoral con la exclusión de votantes, dislocamientos de mesas, y suplantación de ciudadanos.

Aunque en el 1990 los peledeistas tiraron la toalla, en 1994 la OEA y EU forzaron la reducción del periodo presidencial de Joaquín Balaguer a dos años 1994-1996.

En el 2010 Miguel Vargas denunció que las Elecciones Congresuales y Municipales fueron fraudulentas y acusó al PLD de robarse más de la mitad de las senadurías con el uso y abuso de los recursos públicos. Lo mismo hizo Hipólito Mejía en el 2012 pero ninguno aportó las pruebas.

Muchos tipos de fraudes electorales se han ido superando gracias a la nueva tecnología adquirida por la JCE y a la presión internacional. Con excepción de la compra de cédulas que todavía persiste en cada elección. Todos los partidos tradicionales han sido acusados de comprar cédulas y usar recursos públicos.

Sin embargo, por la facilidad que tiene el ciudadano en la JCE de conseguir un duplicado de su cédula de identidad, el PLD sustituyó la compra de cedulas por la compra de ausencia de los opositores. En las elecciones presidenciales del 2012, este método posibilitó el triunfo de Danilo Medina.

Estos grupos oficialista distribuyeron el padrón electoral por mesa a sus delegados. Visitaron a los votantes opositores días antes de las elecciones. Y acordaron con un puñado de personas pagarle por su no asistencia a votar.
En base a estos acuerdos verbales, se hicieron listas con nombres de personas comprometidas mesa por mesa, se le entregaron a los delegados de mesas, y el día de las elecciones, ellos controlaban si esa persona votaba o no.
Cuando se presentaba una persona de esa lista al centro de votación, dado que el nombre de todos los votantes lo anuncian en voz alta, el delegado peledeista lo buscaba en el padroncillo electoral, y luego lo buscaba en su lista. Al presentarse a votar, rompía el acuerdo. El delegado le informaba al suplente y este a su vez le comunicaba por teléfono a los autores del fraude.

En el colegio electoral # 0155-A de la ciudad de Bani, prov. Peravia donde fui delegado en las elecciones del 2012 por Guillermo Moreno y Alianza País, ese fue el modo operandi del fraude peledeista. Aunque ganaron en Bani, fueron muchos los perredeistas que se ausentaron a votar en esas elecciones.

Imagínese que en cada una de las 13,075 mesas electorales se compraran 10 personas opositoras a 2 mil cada una para que no acudan a votar. Estamos hablando de más de 120 mil votos a un costo de más de 240 millones. Sin mencionar los recursos que se queda en el entramado fraudulento. Es así como en la actualidad el PLD está alterando los resultados electorales.

EL AUTOR ES PERIODISTA. RESIDE EN SANTO DOMINGO.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*