Home / Locales / Calladitos aportan más!

Calladitos aportan más!

Foto de Rafael Marcano

La ley de la atracción es la creencia de que los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre las vidas de las personas, argumentando que son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda similar. Según esta ley, muchas de las cosas que pensamos pueden convertirse en realidad. En otras palabras, somos y recibiremos lo que pensamos.

Lo expresado anteriormente debe preocupar a muchas personas, las cuales se pasan día y noche vociferando  a los cuatro vientos los males y precariedades que afectan a la República Dominicana. Han hecho del fatalismo y pesimismo nacional un estilo de vida, intentando arrastrar a muchas personas a su forma tan negra de ver las cosas.

Ciertamente, en nuestro país existen muchos males. No creo que exista un dominicano o dominicana que crea que vive en un país perfecto. Para nadie es un secreto que aquí se va la luz, la gasolina es cara, la comida y medicina ni hablar, la corrupción tanto pública como privada camina sobre una pasarela, la delincuencia nos arropa, entre otros muchos males más.

A pesar de eso, somos muchos los dominicanos y dominicanas que tenemos fe en nuestro país y que nos levantamos cada mañana esperanzados de que nuestra suerte mejore. Somos muchos los que aun sabiendo nuestros males trabajamos en la búsqueda de una cura. Somos muchos los dominicanos y dominicanas que no nos interesa escuchar día, tarde y noche lo que ya sabemos. Somos muchos a los cuales su fatalismo y malas vibraciones no podrán alcanzarnos.

Muchos de esos fatalistas hablan de que tienen sus maletas hechas para irse del país, ojala y decidan quedarse, ya que cada dominicano o dominicana tiene un valor incalculable para su nación. Si su decisión de marcharse es irrevocable, les deseamos lo mejor, advirtiéndoles que sea cual sea el país al que emigren llegaran a un sociedad imperfecta, la cual lucha contra uno que otro mal.

Gracias a Dios, nuestro país está lleno de personas que a pesar de las adversidades agradecen a esta patria por brindarle infinitas alegrías y oportunidades de crecimiento.

Si usted está inconforme con su país y no le gusta, está en todo su derecho, pero sepa usted que ni a su vecino ni a muchas personas más nos interesa saber de sus frustraciones.

Esperemos que esos fatalistas a partir de ahora decidan hablar menos y hacer más, y en caso de que  no quieran hacer nada por su país, rezar para que por lo menos se queden callados, ya que calladitos aportan más.

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán

Facebook: Rafael Alfredo Marcano Guzmán

Twitter: @RalfredoMarcano

Instagram: rafaelmarcanog

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*