Home / Opinion / ¡Cuidado con el aumento de la licencia por maternidad!

¡Cuidado con el aumento de la licencia por maternidad!

Como se dice en buen dominicano, hasta un ciego vería a distancia, máxime todo aquel que tenga conocimientos sobre administración de recursos humanos, los efectos negativos secundarios que se derivarían de acogerse el país a la nueva decisión adoptada por Organización Internacional de Trabajo (OIT No. 183), sobre Protección de la Maternidad, que revisa y modifica el convenio anterior del año 1952, establecido en ese mismo tenor.

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ

Ahora se trata de ampliar la licencia de maternidad de doce, a catorce semanas mínimas por tal condición. Y, es obvio que, eso habría de afectar de forma no deseada, tanto a servidoras asalariadas, como a empleadores, de adherirse la nación a esa nueva política, entendida como muy proteccionista, no cabe duda.

Por un lado, provocaría el no reclutar a damas, casadas o no, en edad fértil, por lo que se ampliaría mucho más aún la brecha laboral entre géneros, lo cual contrasta con una de las concepciones feministas de nuevo cuño: “iguales oportunidades laborales para hombres y mujeres”.

Y, por el otro lado, la productividad de las empresas, o entidades cualesquiera, se vería disminuida, en términos de la escasez de las trabajadoras necesarias, teniendo que compensar salarialmente a las que se encuentren bajo disfrute de ese período, e incurrir en gastos adicionales, por las nuevas contrataciones sustitutivas transitorias que se requieran.

Parece ser que en eso no  se pensó, al ser promulgada en fecha 6 de  junio del 2014, por parte del Presidente de la República, la resolución No.211-14, que aprueba el precitado nuevo Convenio de la OIT. O, quizás fue otro de los caramelos envenenados, en el marco del proyecto reeleccionista cursante.

Aunque, como es sabido, aquí los políticos se acogen a todo cuánto venga desde fuera del país, con o sin intención marcada, no pensándose nunca en nuestras condiciones propias, como tampoco en los riesgos probables envueltos. ¡Los precedentes están de sobra!

De acogerse la ampliación precitada en favor del sexo femenino en estado de gestación, embarazo o gravidez, como se le quiera llamar, se esté integrada, o por hacerlo, al mercado laboral local, cualquier mujer podría fácilmente trabajar solo seis meses al año, mientras se tendría que remunerarle por los 365 días. ¡Se infiere la posibilidad!

Al menos catorce (14) semanas – se estaría hablando de tres meses y medio -. A esas habría que agregarles las licencias médicas recomendadas, las vacaciones obligatorias; como, los permisos por las afecciones pasajeras de ella misma, cónyuge, y vástagos, tales son los que se estilan de ordinario. ¿Qué empresario, o empleador,  estaría en disposición de aguantar todo eso?

Es por ello que, en el tenor de lo tratado, muy oportunas resultan las recomendaciones vertidas por Luis Manuel Vílchez Bournigal, en un artículo que publicara en el medio “HOY”, edición de fecha 20-2-16, página 6ª, intitulado: “La OIT y licencia de maternidad”, en que destaca, entre otras cosas que: “con la decisión se estaría ampliando la licencia de maternidad actual contenida en el Art. 237 de nuestro Código de Trabajo, de doce a catorce semanas”.

Como él mismo señala con precisión, y debe tenerse muy presente, “Al tratarse de un convenio que afectaría directamente al sector laboral nacional, en un momento en que se está justamente discutiendo la modificación del Código de Trabajo actual, lo recomendable es que se realice una consulta tripartita entre el sector empleador, sector sindical y el Estado, a través del Ministerio de Trabajo,……..”.

Obviamente, sería para derivar y analizar efectos dañosos posibles, ante la obligatoriedad final “frente el convenio a través de la comunicación formal de la ratificación al Director General de la OIT, o ya sea incluyendo este aumento de la licencia de maternidad entre las modificaciones que se realizarían al Código de Trabajo actual, para…….”.

Finalmente,  y en ese orden, otra puntualización del articulista que valdría la pena transcribir aquí, para que se esté alerta, y se prevea es, agregaríamos nosotros: “extender la licencia de maternidad sin analizar sus  consecuencias en el sector laboral podría ser visto como un exceso de proteccionismo que podría hacer más difícil para las mujeres su participación activa en el mercado laboral”. ¡Gran verdad! Tal lo expresamos más arriba.

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*