Home / Opinion / Debemos luchar para restaurar la Justicia, la Institucionalidad y la Democracia Dominicana

Debemos luchar para restaurar la Justicia, la Institucionalidad y la Democracia Dominicana

FOTO DE MARILUZ FERMIN ABREU

Por: Mariluz Fermin.

El viernes 6 de los corrientes se celebró el 171 aniversario de nuestra primera Constitución.

Es una vergüenza que nuestra Constitución siga siendo tratada como un “simple pedazo de papel”.

Así la han tratado muy recientemente dos poderes del Estado: El Ejecutivo, representado por el Presidente Danilo Medina Sánchez y el Legislativo, representado por el Senado y la Cámara de Diputados, al modificar festinada y alegremente la Constitución con el único objetivo de seguir disfrutando de las dulces mieles y privilegios que otorga el Poder, donde la institucionalidad no existe y tenemos líderes de una conciencia tan laxa que se dan el lujo de legislar en su propio beneficio.

Así ha quedado demostrado con el anuncio hecho por el PLD de que el 53% de sus candidatos a senadores, diputados y alcaldes serán reelectos sin pasar por el escrutinio de las bases.

Hace falta una alianza de toda la oposición unificada en torno a un compromiso ético-moral de reforma de la Constitución mediante una Asamblea Constituyente, que incluya las figuras:

1ro. Del Plebiscito, porque el pueblo es el único soberano.

2do. Del Referendum revocatorio para que el Presidente en ejercicio, un alcalde o legislador que delinca en el desempeño de sus funciones o se torne flojo en casos de corrupción abierta, como en el caso presente de la OISOE, donde el Ejecutivo está protegiendo con su inacción a sujetos que han delinquido públicamente contra los bienes públicos que a todos nos pertenecen.

La 3ra. figura que debe incluir esta reforma mediante una Asamblea Constituyente es la figura del candidato independiente, siempre que un determinado número de ciudadanos lo postulen en representación de las bases.

Esta figura levantaría el secuestro que tienen los partidos políticos de la democracia.

La 4ta. figura es la de una justicia independiente del Poder Ejecutivo, con recursos independientes que nombre jueces que no estén vinculados a ninguna parcela política.

En el caso concreto del Procurador, no debería ser nombrado por el Poder Ejecutivo, para evitar el conflicto de intereses.

Recientemente en el caso de Félix Bautista parece que había una consigna del Ejecutivo en este sentido: “Echénle los perros, pero no permitan que los muerdan”.

Con esta doble moral no se construye institucionalidad ni las bases para una revolución educativa.

En Moral y Cívica de la Era de Trujillo, se nos enseñó: “No digamos jamás la mentira, no engañemos a nuestro papá, que no hay cosa más bella que un niño cuando sabe decir la verdad”.

¿Cuándo tendremos líderes que amen la verdad y que no se rijan por el maquiavelismo que valora la importancia de estar en el Poder y retenerlo a cualquier precio aunque haya que violar la Constitución?

La oposición, si es verdad que quieren un cambio de paradigma, sus líderes se tienen que despojar del personalismo caudillista bajo cualquier otro pretexto y buscar una unidad programática por unas reformas que den al traste con el autoritarismo presidencialista, que es hoy causa y efecto de los males que abaten la vida en sociedad de la República Dominicana.

O cambiamos este paradigma o perecemos como nación.

La autora es coordinadora de la Juventud Revolucionaria Moderna en Nueva York y Directora de Redes Sociales.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*