Home / Opinion / Desintegración de Europa, expansión de Rusia y 3ra. Guerra Mundial (2da. Parte)

Desintegración de Europa, expansión de Rusia y 3ra. Guerra Mundial (2da. Parte)

Por: Marcos José Núñez / “Observando”

marcosnunezfis@gmail.com

Marcos Nunez Fis

SITUACION ACTUAL DE LOS PAISES DE LA UNION EUROPEA

A partir de noviembre de 1993, Europa formalizó lo que antes era solo un sueño: la unidad de sus principales naciones que por coincidencias del destino, también son las potencias económicas y políticas más grandes del mundo. Se acordó crear una moneda única que sustituiría a todas las demás monedas de circulación nacional como el marco alemán, el franco francés, la peseta española, la lira italiana: el euro, existente anteriormente como una moneda transaccional para uso exclusivamente electrónico, pasando desde entonces a ser una moneda impresa para circulación masiva.

El objetivo era competir con el dólar que ya desde 1973, venia devaluándose progresivamente y de paso fortalecer el mercado común europeo, frente a una debilitada Rusia post-soviética y una China en pujante ascenso.

Sin embargo, las economías y la situación socio-política de los 28 países europeos que la componen son muy asimétricas en casi todos los órdenes.

Grecia estuvo al borden de salir de la zona euro hace dos años, por el nivel de endeudamiento con respecto al PIB en que incurrió y la incapacidad de cumplir con sus compromisos que como camisa de fuerza desde Alemania y Bruselas (la capital administrativa de la unión) le querían imponer. Los griegos desmontaron su oneroso sistema de pensiones y amenazaron con salir de la zona euro pese a que recibieron tres rescates por casi 200 mil millones de euros. Hoy día Grecia es gobernada por un grupo de izquierdistas que aprovechados de la crisis, se inscriben en la retórica del nuevo “nacional-populismo” del que ha sido víctima el Reino Unido, Italia, Francia y España.

Alemania con el 19% del PIB que genera la Unión Europea, es el verdadero centro de control gravitatorio de las decisiones económicas y hasta políticas de la unión y ejercer de forma casi tiránica su liderazgo a lo interno del grupo.

La migración masiva de refugiados de las guerras civiles de Marruecos, Libia, Egipto, Siria y demás países árabes, es una ola inmensa que ahoga a la mayoría de los países europeos, excepto por Alemania, cuya tasa de natalidad (cantidad de nacimientos por año) y crecimiento demográfico es casi nulo, lo que hace necesario reclutar mano de obra fresca y extranjera para poder revitalizar un pueblo que, podría desaparecer en cuestión de décadas, al tener poca capacidad de procreación y en consecuencia, de producción nacional.

España, que ha llevado la presidencia pro-tempore de la unión en varias ocasiones, era después de Alemania, el segundo país más poderoso e influyente de la unión. Pero la crisis económica del 2008, provoco un colapso de su estado de bienestar, un índice de desempleo histórico y una fuga de cerebros como no se recuerda desde la guerra civil española de 1936-39. Actualmente, la inflación es muy alta para el promedio histórico de la España anterior a 2008. Tiene amenazas internas del terrorismo internacional y la posible secesión de importantes partes de su territorio, que rechazan las políticas económicas, fiscales y monetarias de la Unión Europea.

Francia, la democracia más famosa del mundo por su revolución y después de Alemania, el país más industrializado de Europa, tiene más de 10 años con un índice de crecimiento económico que oscila entre el estancamiento y la recesión (-1 al 2% del PIB). Tiene graves problemas internos de migraciones incontroladas desde África y ha sido azotado por actos de terrorismo provenientes de células infiltradas en esas migraciones. La corrupción gubernamental y el estancamiento económico no han hecho sino aumentar en los últimos tiempos y el clima de inseguridad ciudadana que se vive en las principales ciudades de Francia, es solo comparable con lo que vivió Estados Unidos en los meses siguientes al 11-S.

Italia es el país de entre los grandes, más perjudicado con su integración en la Unión Europea. El crecimiento económico de Italia se ha visto frenado en las últimas décadas, así como se ha disparado el desempleo y la inflación. Al igual que España y Grecia, ha recibido ayuda financiera del aparato económico europeo para tratar de salir de su estancamiento económico. Al igual que España y Grecia, también llego un momento que no tuvo gobierno, porque no pudo formarlo, a raíz de unas elecciones muy afectadas por la insatisfacción ciudadana con la Unión Europea y los políticos, en sentido general.

Y por último, el Reino Unido o mancomunidad británica. El único país de toda la zona euro que suscribió el tratado pero nunca adopto el euro como moneda oficial de circulación nacional, ya que siempre manifestó sus reservas a la unificación monetaria. El privilegio de mantener su moneda (la libra esterlina) y banco central propio, se debe a que en sí mismo, el Reino Unido es una unión de países y repúblicas con reglas algo parecidas a la Unión Europea pero a diferencia de aquellos, la mancomunidad británica es dirigida por un rey o reina. La moneda británica siempre ha sido después del dólar, la moneda más fuerte del mundo y Londres es la sede principal de los grandes capitales de occidente o en otras palabras, la capital financiera mundial.

La rivalidad histórica entre Reino Unido y Alemania inicio con las guerras napoleónicas en el siglo 19 y se amplifico en la lucha contra Hitler en medio de la segunda guerra mundial.  Ahora, la preponderancia de Alemania en lo atinente a la comunidad europea, ha tenido mucho que ver con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, así como, el creciente problema migratorio que puede convertírseles en una amenaza a su seguridad nacional.

Mientras, el Papa Francisco muy preocupado, ha pedido que se mantenga la unión frente a los peligros del nacional-populismo. El Santo Padre ha exhortado a que se produzcan los cambios o modificaciones al tratado de la unión que permitan mayor soberanía a los países que lo componen, frente a temas como la migración y la política monetaria, para con ello, mantener la cohesión de los países tan necesaria ahora para su extraordinario pontificado.

Hace tan solo 10 días, fue asesinada una diputada al parlamento británico en circunstancias aún no esclarecidas por las autoridades. Al mismo tiempo, El Partido Independentista del Reino Unido, un partido emergente con la misma retórica de la corriente nacional-populista y anti-europeísta de Putin, se consolida logrando con la victoria del referendo británico, aparecer como una nueva opción política frente a los partidos tradicionales, conservador (oficial) y laborista (oposición).

Esta es más o menos, la panorámica de los principales países líderes de la Unión Europea y el estado en que se encuentran de cara a lo que podría suceder más adelante.

En el próximo artículo, trataremos lo atinente al futuro de la Unión Europea.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*