Opinión

El Apocalipsis Morado!

Por: Melvin Mañón/

Danilo Medina traicionó, en la cúpula de su propio partido, a los aspirantes a la nominación presidencial que él mismo había alentado a competir; decepcionó a millares de peledeistas que respaldaban a Leonel Fernández y “embarcó” (en Cubano, meterlo en un lío) a Gonzalo Castillo. Tan grande es el lío que Gonzalo es tóxico como herbicida e ilegítimo de pies a cabeza. Ningún país reconocería una presidencia de Gonzalo ni siquiera en el caso de que la hubiera obtenido lícitamente. Dónde podría ir este señor y el propio Danilo sin el riesgo de ser apresado, extraditado y enjuiciado? O es que se creen que en otras partes hay un Jean Alain para protegerlos?

El frenesí de última hora del señor Medina, su exhortación abierta al fraude electoral persigue evitar una catástrofe electoral de la cual, en primer lugar, él y solo él, es responsable. Esa expresión con cara de alarma de las últimas horas: “lo que está en juego, no tiene precio” es veraz en todas sus partes y en todo su alcance. El sabe muy bien todo lo que está en juego y de ahí el impulso irresistible al fraude. ¿De qué tamaño será? Muy sencillo, depende de los niveles de obediencia que él consiga de sus subordinados. Depende de cuánta gente esté dispuesta a echarse vainas para falsear actas, tachar votos, hacer trampas. Depende de cuan flojos sean los delegados de otros partidos y depende del nivel de complicidad efectiva del personal civil y militar de las mesas. Porque no es lo mismo un fraude electrónico que se instrumenta con unos equipos reducidos de personas a un fraude que involucra a miles de personas y ha de ejecutarse mesa por mesa y son unas 17 mil en todo el país.

Por lo tanto, si fracasa la escala del fraude los peledeistas, no van a ser condescendientes con Danilo Medina sino y siguiendo su propio ejemplo, rencorosos.

Le van a pedir cuentas y pasarle factura porque Medina descendió, en menos de un año, del estatus de gran estratega a estorbo estratégico, pasivo táctico y amenaza operacional que se lleva al PLD de paro y arrastra al país a una catástrofe que los sensatos tratan de evitar y que los imprudentes cortejan. Están creídos que pueden hacer lo que tienen planeado y que no les pasará nada. Equivocan el comportamiento de algunos dirigentes con el humor nacional. No entienden que la insubordinación popular, la irreverencia y el hartazgo ya definieron conductas más radicales que las de todos los dirigentes.

El Penco nunca fue un proyecto del peledeismo sino de Danilo Medina y nunca tuvo otra justificación que cerrarle las puertas a Leonel. Eso, como ya señalé en artículos anteriores, era del interés de Danilo pero no lo era del PLD. Él fue quien arrastró al peledeismo a una lucha insensata contra Leonel que le costó la división del partido, pronto le costará la pérdida del poder y apenas escombros sobrevivirán y esos escombros es lo que Abel Martínez planea indisimuladamente heredar. Cualquier peledeista de a pie sabe que, si hubieran llevado a Leonel de candidato, el PLD unido tenía posibilidades de poder que ahora no existen más que como fraude descomunal.

Como dije antes, por su responsabilidad en haber propiciado y protagonizado esa división le estamos agradecidos a Danilo Medina.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar