Opinión

El reto del PRM, como partido de gobierno

Por: Pelegrin Castillo Semán /

La crisis del sistema político, partidario y electoral viene en desarrollo desde hace años. Uno de los factores es la pobre y atrasada visión de actores políticos que no interpretan bien su rol de dirección del proyecto nacional.

 

La mayor expresión de ese déficit es su facciosidad. Ese rasgo dividió al PRD en el 2012 y ahora fractura de mala manera al PLD…

 

El Presidente Luis Abinader encabeza un gobierno que enfrenta las circunstancias más extremas que haya enfrentado gobierno anterior alguno y los dirigentes del PRM tienen que ser los primeros en hacerse cargo  de esa realidad: el gobierno de todos los dominicanos debe concentrarse en lo fundamental y urgente…

 

Mientras más plural sea Consejo Nacional de Magistratura, será mejor para democracia y libertades.

 

El pluralismo político es valor constitucional: si lo integran representantes de 4 fuerzas políticas es mejor, y ayudaría a crear clima de unidad nacional.

 

Sin embargo, en el futuro ese órgano debe ser modificado para garantizar una representatividad mayor de la sociedad, que fue la propuesta de la FNP en la discusión constitucional…

La primera mayoría y segunda mayoría para integrar CNM se deberían definir teniendo en cuenta combinación de criterios: las coaliciones, el número de senadores y diputados que Integran las distintas bancadas. Todo buscando pluralidad, equilibrio, balance.

 

Para eso el sectarismo no ayuda…En un Consejo Nacional de la Magistratura con pluralismo y equilibrio, con tres fuerzas políticas mayores representadas, Mirian German y Eduardo Estrella puede contribuir al compromiso del Presidente Luis Abinader de quitarle o reducir el sesgo partidista a sus decisiones…

 

El PRM no debe olvidar, tampoco, que si no se hubiese separado el nivel de elección de senadores y diputados, a la vez que concertado una alianza en nivel senatorial la composición del congreso muy probablemente hubiese sido diferente.  La división del partido de gobierno fue determinante…

 

El maestro Pablo Lucas Verdú en su obra Derecho Político nos recuerda que la Constitución y su eficacia para regir la vida del  Estado y la Sociedad, está muy condicionada por la realidad constitucional, que se configura por los procesos históricos y la interacción de los poderes fácticos, y eso es clave para la  vigencia de la Constitución…

 

La reprimenda del presidente del PRM a los entusiastas del Foro de São Paulo, y discurso del presidente Luis Abinader exhibiendo una clara realineación en política exterior, ha puesto a ciertos sectores en plan de forzar rápidamente definiciones y cargar agenda con temas divisivos. Ojo…

 

La racionalidad y prudencia aconsejan que todos los actores políticos y sociales-en especial, los que más poder tienen- acoten sus pretensiones: estamos en emergencia sanitaria por pandemia, debemos levantar la economía descalabrada sobre otras bases; y lo peor, soplan vientos de guerra en el mundo…

 

La buena fe es necesaria para construir relaciones de confianza y procurar estabilidad y tranquilidad: la elección de Eduardo Estrella  presidente del Senado, es reconocimiento a su equilibrio y respetabilidad que todos celebramos, y no debería verse como truco “legal” para PRM dominar CNM… Las ideologías hacen las veces de las anteojeras de los caballos: nos recortan el pensamiento y la perspectiva, y nos conducen más fácilmente donde otros quieren, peor aún, nos relevan del arduo ejercicio de reflexionar y pensar sobre la realidad, que siempre será compleja y dinámica…

 

Es peligroso el desconocimiento que tienen muchos actores políticos en relación a pugnas geoestratégicas que se están desarrollando entre las grandes potencias y sus implicaciones para la República, la Isla y la región Gran Caribe. Están como el perico sordo en la vía del tren de la popular canción de Ismael Rivera…y además con anteojeras ideológicas…

 

En una coyuntura externa tan crítica y compleja, debemos tener presente la importancia de crear y preservar un espíritu de unidad nacional: definir nuestra política exterior en función de un análisis frío y objetivo de los intereses nacionales, que parta de las premisas de realismo geopolítico y de la comunidad de intereses y afinidades históricas y culturales. Evitar que nos dividan y desestabilicen, usándonos como pieza en un tablero donde se juega un juego peligroso…

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar