Primera Plana

Entre promesas y ejecutorias: un resumen de las realizaciones de los primeros cien días del gobierno del presidente Luis Abinader

Por: Marcos José Núñez/ Reportaje Especial/

El gobierno del excelentísimo señor presidente de la República Dominicana, Lic. Luis Abinader, ha llegado a lo que se conoce como los primeros “Cien Días” de su novel gestión y con ello, se hace necesario una breve evaluación de sus principales ejecutorias a lo largo de ese interregno de tiempo.

El periodo de los “Cien Días” es una tradición más o menos reciente, que se remonta al tiempo que le concedían a los presidentes norteamericanos, sus adversarios políticos como plazo de gracia para el inicio de sus ejecutorias y luego de transcurrido dicho periodo, comenzar a realizar de una manera sistemática oposición a la administración de turno.

También hay quienes aseguran que es una tradición que va mucho mas atrás y que viene heredada desde las guerras napoleónicas en la Europa de principios del siglo XIX. Lo cierto es que se trata de un periodo de tiempo muy útil para comenzar a mostrar en líneas generales, lo que serán las ejecutorias a lo largo de un periodo presidencial consolidado.

Durante la pasada campaña electoral, la que concluyó con la elección en primera vuelta con el 52% de los votos del hoy presidente de todos los dominicanos, éste se comprometió ante el país a tomar una serie de decisiones sobre necesidades sentidas de la población y propiciar un relanzamiento institucional del Estado dominicano para hacer un gobierno más eficiente al servicio de la gente. En tal sentido, invito a que examinemos y comentemos algunas de sus propuestas de campaña en diez (10) aspectos primordiales, a saber:

  1. Enfrentar efectivamente la expansión de la pandemia del coronavirus o COVID-19 a nivel local. Aunque no fue una de las promesas originales de su campaña electoral, la cual inició mucho antes de la crisis sanitaria mundial, el comité de campaña del entonces candidato presidencial, Luis Abinader, le colocó inmediatamente en el primer orden de prioridades de su plan para el futuro gobierno, ante la irrupción con fuerza en nuestro país de dicha enfermedad en el mes de marzo del año 2020.

 

  1. Eliminar instituciones del Estado dominicano con duplicidad de funciones o cuyo propósito de creación haya cesado por alguna razón. Es una historia harto conocida por sectores de la población, la existencia de instituciones públicas que tienen las mismas funciones que otras más antiguas o más efectivas en sus realizaciones. Tanto la hoy Senadora por el Distrito Nacional, Faride Raful, como el presidente Luis Abinader plantearon hace años, la fusión o eliminación de varias entidades que no tenían razón de ser, para con ello economizar recursos públicos.

 

  1. Reducir gradualmente el gasto corriente y de las llamadas “nominillas”. Un reclamo constante de importantes sectores del país y hasta de organismos internacionales, ha sido la reducción del gasto corriente específicamente en lo atinente a sobre sueldos o sueldos de lujo, incentivos, dietas, viáticos y empleados de más que existen en la administración pública en República Dominicana para mejorar la calidad del gasto público.

 

  1. Nombrar una jefatura del Ministerio Público completamente independiente. Durante años, gran parte del pueblo dominicano ha estado solicitando a los gobernantes de turno, combatir la rampante y continua corrupción administrativa. En 1997, durante el primer gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se creó un Departamento de Prevención de la Corrupción (mejor conocido como DEPRECO), una fiscalía especializada para investigación de crímenes y delitos de funcionarios en ejercicio como administradores de la cosa pública. Ese departamento nunca funcionó por seguir adscrito a la Procuraduría General de la Republica, por falta de presupuesto y también por la dependencia de este cargo de naturaleza política con directivas trazadas desde el Poder Ejecutivo.

 

  1. Rescatar la institucionalidad conformando una Junta Central Electoral (JCE), Cámara de Cuentas (CC) y otras instancias de fiscalización y/o administración pública descentralizadas en manos de personas no partidistas o independientes. Ha sido una insistencia constante de amplios sectores de la sociedad civil, líderes comunitarios, gremios empresariales e importantes instituciones académicas, la necesidad de establecer niveles de imparcialidad en organismos descentralizados del Estado que históricamente se han visto envueltos en escándalos o desconfianza por la alta politización constante de las funciones para las que fueron creados.

 

  1. Reparar y construir más de 30 mil viviendas en todo el territorio nacional. Con el déficit habitacional existente en el país, que todavía abarca más del 60% de la población económicamente activa y con los amplios niveles de marginalidad, de pobreza, asegurarle un techo o mejorar el que ya tienen a algunas familias dominicanas, es un deber social y una obligación constitucional del Estado.

 

  1. Crear nuevas fuentes de empleo en el sector privado y apoyo a las Mipymes para dinamizar la economía. Esta fue de las primeras promesas de campaña que hiciera el hoy presidente de la república, cuando fue por primera vez candidato presidencial en el año 2016 y la cual fue reiterada en la campaña electoral de este 2020.

 

  1. Implementar la nueva modalidad de inversión conjunta mediante alianza público-privada. Ante el agotamiento del actual modelo de gestión pública para la construcción de obras del Estado, la baja en las recaudaciones fiscales y la necesidad de captar inversión extranjera, el presidente Luis Abinader, planteó en la campaña de 2016, el programa “Burocracia Cero” a través del cual pretendía crear una ventanilla única para inversiones con una nueva ley de inversión extranjera al respecto, una ley de silencio administrativo, ley de estabilidad jurídica y una ley de simplificación burocrática. Todas esas promesas fueron presentadas nuevamente bajo la denominada “Alianzas Público-Privadas” para la campaña del 2020.

 

  1. Reapertura, rescate y nuevo impulso al turismo, en especial al turismo ecológico. Como empresario ligado desde hace décadas al sector turismo, el actual mandatario, cuando todavía era candidato, esbozó como una de sus prioridades, diversificar el modelo de turismo actual, desarrollar polos turísticos poco potencializados y atraer nuevas inversiones. No obstante con al advenimiento de la pandemia por el COVID-19 en medio del proceso electoral, el sector turismo casi en su totalidad, tuvo que verse en la obligación de cerrar, en la mayoría de los casos, generando grandes pérdidas al sector en su conjunto.

 

  1. Un gobierno del cambio frugal, austero, sencillo, de unidad nacional y abierto a toda la sociedad. Desde los comienzos de la república, los gobernantes han actuado como si fuesen semidioses y príncipes al frente del gobierno de la nación. Hemos tenido dictadores, tiranos, autócratas y uno que otro gobernante que ha hecho intentos de humanizar la presidencia, pero con escaso éxito en sus esfuerzos por lograrlo.

 

Transcurridos cien días de la actual gestión y con tan ambiciosas propuestas hechas -previo a los comicios- para conquistar el voto de la mayoría del pueblo dominicano, ahora se impone una breve evaluación y verificación de las primeras realizaciones del presidente de la república, Lic. Luis Abinader para ver que tanto ha cumplido con el país:

 

  • Enfrentar efectivamente la expansión de la pandemia del coronavirus o COVID-19. Desde su llegada al poder, el presidente de la republica quien criticó en campaña y ante la crisis por el coronavirus, la ineficiencia y negligencia de la pasada gestión en el manejo de la pandemia, prometió que incrementaría la aplicación de pruebas rápidas masivas y que ampliaría la cobertura de la seguridad social, abarcando más de dos millones de dominicanos para el mes de diciembre de este 2020. Desde el 16 de agosto pasado hasta hoy, el gobierno dominicano ha duplicado las pruebas rápidas para detección del coronavirus, ha reforzado las medidas restrictivas de distanciamiento, reduciendo efectivamente el número de contagios y ha logrado afiliar más de un millón setecientos mil dominicanos al régimen subsidiado del Seguro Nacional de Salud. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Eliminar instituciones del Estado dominicano con duplicidad de funciones o cuyo propósito de creación, haya cesado por alguna razón. Tal y como planteó al país en el proceso pasado, el presidente Abinader decidió entre sus primeras medidas, la eliminación gradual de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) a cargo del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) y el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) a cargo de la Administración de Bienes Nacionales; ambas entidades tradicionalmente han estado implicadas junto a anteriores incumbentes de otras administraciones, en numerosos y frecuentes actos de corrupción administrativa. También se ha iniciado el proceso de disolución del Despacho de la Primera Dama (DPD) y PROCOMUNIDAD, entre otras instituciones. PROMESA CUMPLIDA.

 

 

  • Reducir gradualmente el gasto corriente y de las llamadas “nominillas”. Ante un panorama económico en declive por la crisis sanitaria global y una administración presupuestal deficitaria por muchos años, el actual presidente, Luis Abinader en la recién pasada campaña electoral varias veces habló de la necesidad de reducir la nómina pública supernumeraria de los gobiernos anteriores para poder gestionar mejor los fondos públicos. El Director General de Presupuesto y Viceministro de Hacienda, José Rijo Presbot, declaró recientemente que el gobierno se había ahorrado más de 30 mil millones de pesos haciendo recortes de gastos y eliminando progresivamente las llamadas nominillas. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Nombrar una jefatura del Ministerio Público completamente independiente. Pese a la existencia del PEPCA (Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa) anteriormente DEPRECO, la dependencia de los funcionarios a cargo de ese departamento, si bien en lo formal cumplían los requisitos para ser fiscales o eran fiscales de carrera, en los hechos seguían siendo en la mayoría de los casos, cuadros partidarios o personas muy allegadas a algún dirigente político, lo cual dificultaba cualquier proceso de investigación y persecución. El presidente Abinader prometió que nombraría en la Procuraduría General de la República a una personalidad independiente y desligada de la política. En ese tenor, el nombramiento de la magistrada Miriam German Brito como Procuradora General de la República y de la magistrada Yeni Berenice Reynoso como Procuradora General Adjunta, ambas sin afiliación partidaria conocida, representan un paso de avance significativo en la despolitización e independencia del Ministerio Público. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Rescatar la institucionalidad conformando una Junta Central Electoral (JCE), Cámara de Cuentas (CC) y otras instancias de fiscalización y/o administración pública descentralizadas en manos de personas no partidistas o independientes. Varias semanas después de haber asumido el mando efectivo de la nación, el presidente Luis Abinader, realizó una serie de visitas a los principales líderes políticos del país para precisamente comenzar a tratar de consensuar con ellos, la conformación de organismos descentralizados del Estado como la JCE y la Cámara de Cuentas, al margen de la politización y el reparto de cuotas partidistas. En ese sentido, un dirigente del partido oficial se presentó como candidato a presidir la Junta Central Electoral, sin embargo, el presidente Abinader reiteró que la JCE seria conformada por personas no afiliadas a partidos políticos e independientes, como en efecto, el Senado de la República escogió cinco miembros y sus respectivos suplentes, de entre varias ternas de aspirantes de los cuales, ninguno tiene vinculación política conocida y en febrero de 2021 se escogerá una Cámara de Cuentas con un perfil muy similar. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Reparar y construir más de 30 mil viviendas en todo el territorio nacional. Con el denominado cambio climático, los fenómenos naturales hacen estragos en países como el nuestro, azotado por largas temporadas de tormentas y ciclones que afectan de manera directa a miles de dominicanos que viven al borde de cañadas o ríos y quienes con frecuencia son arrasados por estos fenómenos. También hay que añadir la profundización del deterioro socio-económico de los más pobres quienes cada vez tienen menos posibilidades de adquirir una vivienda y mejorar sus condiciones de vida. Por ello, bajo el programa “Dominicana Se Reconstruye” el gobierno del presidente Luis Abinader y el INVI, han comenzado a implementar 30 mil soluciones habitacionales en provincias como Hato Mayor, El Seibo, San Francisco de Macorís, entre otras. PROMESA EN CUMPLIMIENTO.

 

 

  • Crear nuevas fuentes de empleo en el sector privado y apoyo a las mipymes para dinamizar la economía. El gobierno del presidente Abinader ha iniciado importantes esfuerzos por dar grandes facilidades desde el Banco Agrícola y Banca Solidaria (PROMIPYME), a productores agropecuarios y también a microempresarios. Desde el Banco Agrícola se está prestando dinero con tasa de interés cero y con plazos de gracia, mientras que en lo atinente a Banca Solidaria, recientemente el presidente Abinader inició un programa de apoyo a Mipymes locales en la ciudad de La Vega, en donde declaró que a partir de ese momento, se estaba duplicando la cartera de préstamos disponibles para financiamiento a pequeños empresarios de todo el país. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Implementar la nueva modalidad de inversión conjunta mediante alianza público-privada. En su primera campaña electoral como candidato presidencial, el presidente Abinader preconizó la necesidad de dar más participación al sector privado y a la inversión extranjera en proyectos estratégicos para dinamizar la economía y allí adonde los recursos del Estado no pudiesen llegar. Con su ascenso al poder, el actual mandatario conformó la Dirección General de Alianzas Público-Privadas (DGAPP) y promulgó el reglamento de aplicación del marco jurídico de la DGAPP, el cual según se ha anunciado, priorizará inversiones en el sector hídrico, de transporte vial, aéreo, marítimo, salud, educación, energía, agropecuario, vivienda, turismo & comercio internacional, movilidad urbana, telecomunicaciones y defensa nacional. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Reapertura, rescate y nuevo impulso al turismo, en especial al turismo ecológico. Con el cierre masivo de hoteles, el proceso de reapertura fue lento, en el tramo final de la anterior administración, por el hecho de que los contagios por coronavirus aumentaban incesantemente. Con el cambio de administración, los contagios comenzaron a disminuir y la reapertura, rescate del sector turístico, se ha ido acelerando. El Ministerio de Turismo del gobierno del presidente Luis Abinader, ha implementado nuevas medidas para mantener las restricciones de manera razonable en las infraestructuras turísticas mediante un procedimiento muy inteligente de certificación a esos fines y se ha creado un fondo de inversión turístico participativo, una novedad mediante la cual, tanto los grandes capitales como los empresarios locales en zonas de alto potencial turístico no explotado, puedan participar en el desarrollo de infraestructura turística y nuevos servicios mediante la modalidad de alianza público-privada. En el mes de septiembre pasado, la administración que dirige el presidente Luis Abinader, presentó el “Plan Nacional de Turismo Interno” que busca promover el turismo ecológico y el incremento de la ocupación hotelera de zonas no costeras. Unas semanas después de esta presentación, en algunas localidades de potencial turístico en el interior del país, la ocupación hotelera llegó a alcanzar el 100% de las habitaciones disponibles. PROMESA CUMPLIDA.

 

  • Un gobierno del cambio frugal, austero, sencillo, de unidad nacional y abierto a toda la sociedad. El presidente de la república, Luis Abinader al cierre de este trabajo, ha sido reconocido como el segundo mandatario más popular de Latinoamérica con un 72% de aprobación según un estudio publicado por la organización internacional “Directorio Legislativo”. Entre los cambios que se han podido apreciar en el nuevo gobierno, nuestro presidente es uno que viste menos trajes formales que los anteriores mandatarios, promueve el uso con el ejemplo de coches de bajo consumo o autos eléctricos para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente, también ha decidido donar su salario mensual a organizaciones caritativas y ha dado participación en los cargos ministeriales a importantes sectores del empresariado y la sociedad civil conjuntamente con dirigentes del partido de gobierno, cumpliendo su promesa de hacer un gobierno de unidad nacional para todo el pueblo dominicano.

 

El señor presidente de la república, Lic. Luis Abinader, al parecer se encamina con pasos agigantados a completar un primer trimestre de realizaciones y cumplimiento de promesas como quizás ningún otro mandatario en toda nuestra historia política contemporánea, todo ello con una crisis sanitaria-económico-social global, un entorno internacional convulso por tensiones geopolíticas y una situación interna delicada, heredada de los malos manejos administrativos de la gestión anterior.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar