Home / Opinion / Artículos / Frente a Trump, las encuestas perdieron!

Frente a Trump, las encuestas perdieron!

El resultado de las elecciones norteamericanas sorprendió a muchos, por no pecar de exagerado diciendo a todos. La legítima victoria del magante y ahora presidente electo de los USA, Donald Trump fue contundente y no permite lugar para cuestionamientos.

FOTO DE JESUS M. GUERRERO

Con todos los sectores de poder estadounidenses en su contra, consiguió lo impensable y escalo los resortes del poder que lo condujeron a la Casa Blanca, como nuevo comandante en jefe. Venció a Hillary Clinton, a los medios de comunicación, a las encuestas y a los grupos económicos.

Su discurso radical se insertó en la hegemonía blanca de los Estados Unidos, pero también conectó con las minorías. Sus arengas, envalentonaron a un grupo de la sociedad norteamericana que durante un espacio de tiempo, se sintieron relegados y esos fueron el motor que empujó a Trump durante todo el torneo electoral.

Esos ciudadanos que entienden que son desplazados del sector laboral por los extranjeros y que anhelan volver a ser la clase dominante. Se aferraron al eslogan de Trump: “MAKE AMERICA GREAT AGAIN”, y lo hicieron su grito de guerra.

Esto prueba que las encuestas deben reformularse, su método científico fallo rotundamente y no atinaban desde las internas republicanas. Desde ese vendaval de la “antipolítica” que encabezó el presidente electo de los Estados Unidos; con el cual, evidenció las fisuras y resquebrajamiento de la política norteamericana.

El principal insumo de su campaña electoral fue el descontento con la clase política tradicional, el cual fue representado en estas elecciones por la figura de Hillary Clinton y su esposo. Por eso no importaron la falta apoyo partidario, los ataques de la prensa y la negativa del sector financiero.

Creo firmemente que llego el momento de rediseñar la democracia occidental como sistema, los políticos tradicionales no conectan con las sociedades actuales. La clase política debe revisarse y reinventarse.

El presidente electo tiene retos al encarar su nuevo trabajo y el principal es el factor internacional que genera incertidumbre y no olvidemos el factor económico que genera más perplejidad.

Vemos el caso del brexit y no podemos dejar de asociar la sorpresa que ocasionó la victoria del sí sobre el no, donde se comprobaron las debilidades de las encuestas, ya no son las radiografías del momento. Muchos pensaran que son situaciones distintas, sin embargo, al final todos los escenarios son vasos comunicantes de la resquebrajadura de lo político.

En los USA, el sector social que tradicionalmente era la supremacía de los vecinos del norte; se sintió amenazado e incluso remplazado por las minorías y vieron en Trump, la última gran esperanza blanca.

Pero algo más extraño aun, fue que las minorías se inclinaron a favor de Trump y le dieron la espalda a Clinton. Cosa que nos obliga a pensar que no pudo generar empatía con la denominada coalición Obama.

Las encuestadoras fueron menos certeras que el director de documentales norteamericano, Michael Moore. Las encuestas exhiben poca credibilidad en estos momentos y podemos pensar que pueden ser usadas como mecanismos de persuasión o de condicionamiento de las conductas de los electores.

En broma o en serio, nos guste o no, Donald Trump entró a los anaqueles de la historia al convertirse en el hombre más poderoso del mundo libre. El tiempo dirá si es el principio del fin del imperio estadounidense o si el magante podrá conducir los destinos de su nación.

Por: Jesús M. Guerrero /

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*