Home / Opinion / Artículos / Futuro muy incierto el de la juventud nacional, ¡innegable!

Futuro muy incierto el de la juventud nacional, ¡innegable!

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ

¡Lamentable! Pero, para eso es que se ha estado sembrado, y se continúa haciéndolo aquí, tanto de un lado, como de otros, incluido el de los mandamases desde hace varios lustros. La reflexión no tiene que ser tan profunda para arribar a esa sentida conclusión.

La verdad es que, no ha habido, ni hay aún, meditación juvenil previsora, desde hace años, la más importante se podría decir; y mucho menos, la paternal requerida, para hacer cambiar de rumbo a los otrora considerados arquitectos del futuro nacional. ¡Ahora, no son ni peones de la construcción!

Los políticos de nuevo cuño locales, como los sectores influyentes internacionales que vienen injerenciando en pos de introducir los cambios de conducta deseados en los dominicanos, jóvenes principalmente, que resulten más convenientes a sus intereses, han estado trabajando desde hace ya varias décadas.  Y claro, hoy se está recibiendo la cosecha apetecida; se recoge lo requerido, y   proseguirá así. ¡Difícil revertir eso ya!

Hablar hoy a la juventud nacional de patria, sus principales símbolos, de futuro y desarrollo, es como hacerle mención a la música clásica, las pirámides de Egipto, o los circos romanos. “¡Qué nos importan esas pendejadas, es lo que dicen!”.

Y todo, producto en parte del deterioro fehaciente inducido hacia la eficiencia real de la educación local, en descalabro más marcado cada vez, aunque el sector reciba mayores aportes financieros y prebendas condicionadas. Obvio, el objetivo no es capacitar como se debe, sino ampliar más aun el abanico de narigoneo a que se aspira.

En ese mismo orden también, viene prevaleciendo la introducción por ojo. boca y nariz, de todas las tecnologías de punta que salen al mercado, para las cuales no hay plataforma mental, como académica que permita asimilar, por lo que esos “esnobismos cibernéticos” contribuyen a embrutecer más aún a toda esta juventud descerebrada, cuyo grueso se ha ido convirtiendo en “robots! programables, en términos de uso, como el emprender de ordinario acciones descabelladas. ¡Sin una computadora, calculadora, o un celular de última, por ejemplo, no se es nadie ya!

Por el hecho de estar escribiendo sandeces en las redes sociales, publicando pornografías, o hablando basura por un celular, no pueden dedicar tiempo a estudiar ni trabajar , y pasan a ser de los llamados “Ninis”, un término despectivo que se deriva de la frase “ni estudia ni trabaja”, y que debería ser motivo de vergüenza y reflexión social”, condición imperante hoy, a la que hace alusión Mullizen Uribe, en su artículo “Qué les queda a los/as jóvenes”, publicado en el medio “HOY”, edición de fecha 25-10-16, página 11ª, en que expresa verdades de a puño.

El problema se agrava más todavía, cuando se toman en consideración los que se inclinan por dizque estudiar, y que logran llegar hasta las aulas universitarias, que solo andan buscando diplomas con sus nombres; que la mayoría no reúne las más mínimas condiciones para estar allí, pero que tampoco les preocupan las deficiencias académicas que arrastran,  que no les permitirán por supuesto, el lograr desarrollarse como futuros profesionales de fuste; sí, aumentar más aún, la mediocridad nacional existente.

Es evidente que, amén de las limitaciones, como la falta de oportunidades en todos los órdenes que en el presente afectan a la juventud local, y a las que ha contribuido en gran parte un significativo segmento de la misma, por sus desidias, falta de carácter, y previsión de lugar, como en adición, el permitir dejarse adocenar de aquellos que pretenden continuar manejándole a voluntad, lo que le viene para el mañana es bien incierto

Les tocará a todos, niños, jóvenes, viejos y adultos, que mal logren llegar hasta el despeñadero previsible, vivir en un país cargado de precariedades básicas, criminalidad y delincuencia por doquier, que se convertirán en alternativas obligadas para la supervivencia; caracterizado en adición, por una extrema pobreza, y que desde ya está endeudado e hipotecado hasta la saciedad. También, sin control alguno, para continuar cogiendo cuartos prestados, hasta a costa incluso de la soberanía nacional misma. ¡El que venga atrás que arree!

Además, tendrán que estar preparados mentalmente para entregar a los acreedores extranjeros la nación, como dación en pago; embarcarle para que se la lleven, si es que vienen a buscarla, ante la imposibilidad de honrar aun parcialmente el fardo de compromisos contraídos, y legado a la posterioridad, por todos estos magnates políticos de hoy, dineros que usufructúan, malgastan, y se roban todos estos desaprensivos, en un alto porcentaje.

Destino cruel será el de nuestra juventud de hoy, y en eso muy poco se repara. Nada más se piensa en bachata, reguetón, consumismo extremo, como el incursionar en el negocio de la política clientelista, en procura de enriquecimientos ilícitos, rápidos, e impunes. ¡Se la llevará el diablo, de continuar  con esos pensares!

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*