Home / Locales / Gobierno de Danilo viola art. 67 de la Constitución al permitir contaminación medio ambiente con plantas a carbon

Gobierno de Danilo viola art. 67 de la Constitución al permitir contaminación medio ambiente con plantas a carbon

FOTO DE NAMPHI RODRIGUEZ

SANTO DOMINGO.- Si se fuera a impartir un examen al presidente Danilo Medina y a su gobierno sobre el respeto y el hacer respetar el medio ambiente y los recursos naturales, esa persona y su administración obtendrían una puntuación de menos cero.

Y si fuera juzgado por un tribunal sobre las mentiras expresadas en torno al supuesto respeto al medio ambiente y a los recursos naturales, entonces Danilo sería condenado por perjurio.

El presidente y su ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Bautista Rojas Gómez, hacen lo mínimo por el cuido de los recursos de que ha dotado la naturaleza al país, los que son depredados, en el más estricto sentido de la palabra, a diario, ante la vista de todos, menos de las autoridades, que, a veces, actúan luego de la denuncia por los medios noticiosos, cuando ya no hay remedio.

Así el gobierno danilista viola las leyes y la Constitución de la República, la cual en su artículo 67 proclama que “constituyen deberes del Estado prevenir la contaminación, proteger y mantener el medio ambiente en provecho de las presentes y futuras generaciones”.

Aquí hay personas y empresas dedicadas a “robar, saquear con violencia y destrozo” los recursos naturales.

Y para colmo Danilo Medina va a la Vigésimo Primera Conferencia del Cambio Climático (COP21) en París Francia, a prometer la lucha contra el cambio climático, cuando está instalando en Punta Catalina, Baní, dos plantas a carbón, como para que el país se una a China en la muerte de personas por el humo que producen esos generadores.

“El medio ambiente digno y sano constituye uno de los nuevos derechos sociales o de tercera generación de nuestra Constitución, que lo reviste de un blindaje procesal como derecho colectivo”, expresa el jurista y catedrático universitario, Namphi Rodríguez, en un artículo bajo el título “Derecho y ambiente”, publicado en la prensa nacional.

El también presidente de la Fundación Prensa y Derecho recuerda que el derecho de los dominicanos a vivir en un medio ambiente “digno y sano” está consagrado en la Constitución de la República, la que no respetan Danilo Medina, su gobierno ni su grupo.

Leamos el trabajo de Namphi Rodríguez sobre la necesidad de que los dominicanos vivan en un medio ambiente sano, por lo que no se preocupa el gobierno.

He aquí el artículo

Derecho y ambiente

Namphi Rodríguez

namphirodriguez@gmail.com

El medio ambiente digno y sano constituye uno de los nuevos derechos sociales o de tercera generación de nuestra Constitución, que lo reviste de un blindaje procesal como derecho colectivo.

El derecho a un medio ambiente está relacionado con la calidad de vida y abarca la protección contra daños ambientales sobre los que los individuos no tienen control. Reconoce la necesidad de proteger el ambiente para presentes y futuras generaciones. Y es correlato de una forma de consumo en particular: el consumo sostenible.

En lo referente a los derechos de los ciudadanos, el concepto de consumo sostenible se refiere a la creación de una cultura que propicie el uso de bienes y servicios que respondan a necesidades básicas, a fin de controlar la explotación indiscriminada de los recursos naturales para disminuir las emisiones y desperdicios contaminantes.

Esa es una tarea conjunta del sector privado y del Estado, y de la opinión pública, que debe asumir conciencia de la necesidad de educar a los consumidores para una vida equilibrada.

El artículo 67 de la Constitución proclama que constituyen deberes del Estado prevenir la contaminación, proteger y mantener el medio ambiente en provecho de las presentes y futuras generaciones. En consecuencia, toda persona tiene derecho a uso y goce sostenible de los recursos naturales; a habitar en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo y preservación de las distintas formas de vida, del paisaje y de la naturaleza.

Igualmente se prohíbe la introducción y desarrollo de armas químicas, biológicas y nucleares y de agroquímicos vedados internacionalmente, además de residuos nucleares, desechos tóxicos y peligrosos.

El texto constitucional prescribe la obligación para el Estado junto con el sector privado de promover el uso de tecnología y energías alternativas no contaminantes.

En un comentario sobre esa obligación, el jurista español Angel Sánchez Navarro ha sostenido que a partir de ahí, la protección del medio ambiente se configura como un “deber del Estado” que, unido al respeto al “deber fundamental” de “proteger los recursos naturales del país“ (…) genera un “derecho al uso y goce sostenible” de dichos recursos naturales y a “habitar en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado y adecuado…” Un derecho que exige del Estado actividades positivas (de promoción del “uso de tecnologías y energías alternativas no contaminantes”) junto a otros de limitación o control (prohibición de introducción, almacenamiento o uso de productos, armas o residuos; cumplimiento de ciertas obligaciones en los contratos públicos; imposición de sanciones y reparación de eventuales daños causados al medio ambiente).

Cortesía de: El Correo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*