Home / Opinion / Hipolito Mejía es un democrata

Hipolito Mejía es un democrata

FOTO DE HIPOLITO MEJIA EN ENTREVISTA

Por: Dr. Angel Lockward.

Hipólito Mejía, de joven, socialcristiano como gran parte de la juventud de la década de los 60, luego miembro del PRD y todavía considerado el mejor Ministro de Agricultura, luego de los estragos del Ciclón David, más tarde, amigo entrañable de Peña Gómez, renunciante a ser parte de su fórmula electoral para dar paso a la posibilidad del acuerdo con Fernando Álvarez en 1994 y, finalmente, candidato y Presidente de la República en el 2000, por amplia mayoría y con altísima aprobación los primeros dos años.

La crisis bancaria, originada antes de su llegada al poder, explota en el 2003 y le lleva a una derrota electoral al año siguiente, hija de la situación económica creada: constitucionalmente no podía volver a ser candidato; pero la modificación a la Carta Política del 2010, le rehabilita el derecho electoral activo y se presenta a las elecciones del 2012, que debió ganar con amplia mayoría y, perdió por falta de garantías electorales que permitieron un uso demencial de los recursos del poder: su aceptación de unos resultados turbios, debe pasar a la historia como uno de los actos de mayor madurez y sacrificio político.

El PRD se dividió de nuevo y surgió el PRM en donde todavía inexplicablemente, Hipólito perdió la contienda interna. Pocos esperaban verlo felicitar al ganador, el joven que le acompañó en la boleta electoral del 2012 y, menos aún pensaban que estaría apoyándole, lealmente para llegar al poder: esa decencia en el país, jamás se presume. Pero ha sido evidente que Hipólito, como si fuera un padre, que políticamente quizás lo es, esta entregado a la causa de su pupilo, del alumno que le ganó la contienda y, es indudable que su aporte es capital.

Lo interesante de Hipólito es que sigue siendo un líder, sigue exhibiendo el carisma que le hizo Presidente y concitando apoyo, continua siendo noticia y ejerciendo influencia, sin cargo y sin posibilidad o deseo de tenerlo: más aún, todavía considerando su excelente salud, a su edad, sigue madrugando, recibiendo gentes y haciendo amarres todo el día hasta altas horas de la noche. Está lejos del retiro. Sin embargo, lo inusual de él y de cualquiera en esta etapa es su entrega a la causa de Luis Abinader.

En nuestra historia en el siglo XX no hay otro ejemplo así, tendríamos que buscarlo en Luperón en el siglo XIX. Hipólito ya es parte de la historia, como todo aquel que ha ocupado la Presidencia de la República, empero, lo que le hará grande en ella, es su apoyo a Abinader, porque es el que revela su generosidad y madurez democrática.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*