Opinión

La política en la nueva normalidad, incluye nueva narrativa

Opinion

Por: Ricardo Fortuna

Los hechos se aceleraron de manera transversal, la economía como tal recibió la orden cual paciente sin seguros, de desnudarse y contestar algunas preguntas.

Sabíamos todos de que ese momento llegaría, la pandemia como tal lo único que hizo fue presionar en la pus, y hoy sabemos todos que ni tan mal, pero tampoco  tan bien para no revisar los bolsillos pequeños.

En esta economía de tren, cada vagón es necesario, y muchos, entre ellos yo, preguntamos;  ¿Realmente hacía dónde vamos?

La vacuna no llegará hasta que llegue, manera de decir cuando un hecho aun siendo muy esperado, tienes que seguir adelante hasta tanto eso pase, y así  vamos  apurando los días que ya son meses.

Debido al perfil de nuestra economía tomamos el camino largo para enfrentar el Covid19,  políticamente esto  era irrefutable, pues además nuestra respuesta sanitaria se hubiese quedado corta.

Hoy, es lo contrario, la respuesta sanitaria va acumulando una situación política,  pues visto lo sucedido ya no cambiará nada, si el Gobierno siguiera repitiendo la fórmula con la vista puesta en “la nueva normalidad”, camino que otros países con mayor rapidez de recuperación ya tienen como política pública, seguiríamos igual incluso por varios meses, a menos que una jornada nacional de pruebas PCR nos adelante el final de la película,  pero esto  no salva al protagonista.

Esa es la  narrativa sanitaria mientras, y en medio de todo lo que contiene,  está presente  la narrativa electoral, algunos partidos han venido confundiendo ambas, dejando espacio para que una le guíe a la otra.

Y de esa cotidianidad inesperada la nueva normalidad surge como regente de un todo mayor, una nueva métrica,  a la sombra casi de orwell.

Pero a excepción de lo excepcional de una pandemia, y si  utilizamos la narrativa electoral para el contexto actual, debemos de preguntarnos lo siguiente: ¿Hay alguna razón que nos haga pensar que políticamente es diferente hoy que hace 50 días?

Parece que sí, no por el cuento, más bien por  el cómo te lo cuentan, y si aquellos que están llamados a narrar sus propias historias se sientan a escuchar la de los demás y no construyen su propia narrativa electoral ,!que te digo!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar