La Opinión

Los 25 imprescindibles del gobierno de Luis Abinader

-Articulista Invitado-

1 de 5

Por: Ruddy de los Santos/

Samuel Pereyra Rojas es el funcionario con mejor evaluación de desempeño, opinión que ya no se queda únicamente dentro del empresariado, sino que se extiende a otros importantes sectores, dentro y fuera del Gobierno. Las cifras del banco lo demuestran: El  Reservas logró este año una acumulación de sus utilidades de RD$12,000 millones, muy superior a los RD$10,400 millones alcanzados en el 2020. La entidad bancaria se mantiene como el principal y el más grande del país, además de que ha dado gran apoyo a todos los sectores de la sociedad como son  Mipymes, turismo, construcción y zonas francas, convertido en el mejor aliado de los sectores productivos y el mejor referente del Gobierno hacia el los empresarios. Si a esto le agregamos el respeto de los medios de comunicación, y sus principales líderes de opinión hacia su gestión, el agradecimiento por su trato afable y cordial con los comunicadores, su apoyo irrestricto a este sector, y el reconocimiento Nacional e Internacional a su gestión, a través de importantes premios como el de la Revista LatinFinance y la Revista especializada World Finance, entonces pienso que no estoy equivocado.

 

David Collado es un funcionario que trabaja para Luis y para él. Quiere ayudar al presidente y a la vez, ayudarse el. Ha demostrado, que por ahora no le importa lo que piensen u opinen dentro de casa (PRM), quizás para él, y sus asesores, eso se resuelve después. Cuenta con apoyo de sectores empresariales, a los cuales, él debe gran parte de su carrera política. Su buena imagen hacia afuera del PRM, es indiscutible y ese apoyo por ahora también le suma a Luis. Quizás no sea del anillo más íntimo de Luis y ambos lo saben y los que me leen también, pero por igual, ambos entienden que por ahora lo conviene trabajar de cerca y en política se hace lo que conviene.

 

Carlos Bonilla es el ministro, que ahora mismo se ajusta más al interés del Gobierno, a la agenda del presidente, y a los lineamientos políticos de Luis Abinader y queda demostrado en las visitas a pueblos y barrios en que acompaña al mandatario: «Una imagen vale más que mil palabras». A Carlos, por ahora, no se le conocen aspiraciones, ni una agenda propia o particular. No necesita un cargo público, ni un decreto, para nadie es un secreto que ha salido del confort de su oficina desde la campaña para apoyar al entonces candidato y luego al Gobierno y al presidente, primero desde el INVI, ahora Ministerio de la Vivienda y Edificaciones. Carlos según lo que podemos ver, trabaja, cumple, sigue la línea del presidente y no usa demagogia. No tiene otro interés, que no sea que Luis Gobierne bien. Si recibe el apoyo que requiere, cuando termine su gestión, será recordado, no solo el como el Gran Constructor de este cuatrienio, será un triunfo y Reconocimiento para el presidente y al propio PRM.

 

Wellington Arnaud es la mejor demostración que no importa tener un Ministerio con muchos recursos o una institución con poco, claro, siempre que se tenga interés en trabajar y vocación para hacerlo bien. Muchos nunca entendieron que Wellington no es un político que busca estar en un cargo, lo de él, es también su carrera política, la cual cuida como pocos y asegurar su futuro. Desde INAPA, según los estudios de opinión, se posiciona en el Ranking de los 10 mejores funcionarios, y si miden a los dirigentes del PRM, también se encuentra en el Ranking de 10. Ningún presidente se siente cómodo con funcionarios con mala valoración, y sobre todo con una competencia dentro. Por lo tanto, entiendo que con los números por las nubes y con su proyecto postergado, Luis encuentra en Wellington un importante aliado para el presidente y futuro inmediato.

 

Alfredo Pacheco es el único político que se entiende con el poder de arriba, donde se puede sentar a comer una langosta al ajillo o un salpicón de pulpo, recibir a un mandatario en su despacho, viajar a un acto o reunirse  en privado con el Presidente, (que todo parece indicar que se siente muy cómodo con Pacheco), y en la noche comerse un club sándwich en Cristo Rey o en una barra. El hombre no sabe fingir y siempre mantiene la autenticidad y humildad. Manejar los conflictos e intereses colectivos y particulares de la Cámara de Diputados no es una tarea fácil, y Luis requiere del respaldo del Congreso con la aprobación de importantes iniciativas, pero a la vez, contar con alguien que le quite presión con los diputados de su propio partido, que son casi un centenar, y controlar las voces de la oposición, que le pueden gritar al presidente de la República desde el Congreso, siempre y cuando no le moleste a Pacheco lo que le vocean al Presidente, porque al final, ningún diputado quiere caer en desgracia con quien reparte y autoriza y Pacheco sabe cómo, cuándo y dónde firmar.

 

Sígueme en Instagram

 

@ruddydelossantos

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar