Home / Opinion / Los “outsiders” y la política

Los “outsiders” y la política

foto-de-bukele-trump

Por: Yeudy Maldonado/

¿Qué es un outsider?, la palabra que proviene del idioma inglés y que significa forastero, es un anglicismo utilizado en la lengua española, para hacer referencia desde la óptica política, a aquellas personas que incursionan en la vida político-partidaria, sin experiencias en la misma, pero con una fuerte trayectoria empresarial, artística, académica, intelectual, deportiva, etc.

 Esta pequeña descripción, permite poner en contexto que la política cambia y se transforma, y en la segunda década del siglo XXI, permite repensar críticamente y desde nuevos ángulos, los distintos procesos que se observan en todo el mundo con la participación de estos nuevos actores llamados “outsiders” o “antisistemas”.

La nueva dinámica que se da con la combinación de las tecnologías, redes sociales y la democratización de la información, ha permitido que en los últimos tiempos los outsiders, aspiren a ocupar cargos electivos y terminen ganando dichas posiciones con un sólido apoyo popular, permitiendo así romper con los viejos esquemas políticos, que de alguna manera supeditaban el triunfo de una candidatura a los partidos tradicionales y la militancia del aspirante dentro del mismo.

                Es verdad que se dan variaciones de los hechos dependiendo el país, y guardando las diferencias en ambos casos, por ejemplo, DONALD TRUMP y el reciente electo presidente de El Salvador, NAYIB BUKELE, ambos pertenecientes al sector privado, iniciaron un proceso político en la periferia o el exterior de los centros de poder, y esto le permitió la articulación de un discurso y la definición de un “yo político” que conectó con las grandes mayorías de sus ciudadanos.

  En el caso de TRUMP, y por las propias complejidades del sistema electoral de los Estados Unidos, al final, tuvo que incorporar sus aspiraciones dentro del Partido Republicano, para así poder competir en la carrera presidencial. Pero Bukele, cuando incursionó en la política-partidaria a través del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con el cual ganó la alcaldía de dos ciudades de El Salvador y que posteriormente fue expulsado del mismo, terminó canalizando sus aspiraciones a través del partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), una agrupación relativamente nueva y pequeña.

 Como se observa, en ambos casos, la importancia radica en que aun no perteneciendo a los grupos tradicionales de poder, se pudieron construir candidaturas que calaron positivamente en el gusto popular, sin la necesidad de tener una vida extensa y dilatada de años, dentro de alguna agrupación política.

 Esto abre la puerta a una ventana de nuevas posibilidades, donde se replantea y cambia la propia dinámica de la política como ejercicio, ya que es evidente que esta debe de evolucionar a la par con el mundo. Pero por igual plantea un hecho mayor y es que los ciudadanos del mundo, pero de manera específica las nuevas generaciones, ya no conectan con las tradicionales formas de ejercer y participar en la misma.

 La demanda de caras nuevas, con estilos diferentes y definidos, con estructuras y plataformas modernas, que se aboquen a una forma diferente de ver y ejercer el poder, marcarán las pautas para aquellos que aspiren a incursionar en el ámbito político.

  Las herramientas están, lo importante es definir una estrategia que funcione en cada caso y en el contexto del país, pero que al final esta se vea como una expresión legítima y no copiada, de alguien o de algún grupo nuevo que pretende iniciar en la vida política de un país.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*