Home / Opinion / Artículos / Los Víctor Lustig de Republica Dominicana

Los Víctor Lustig de Republica Dominicana

Por: Daygorod Fabián /

Daygorod Fabian

Daygorod Fabian

Víctor Lustig era un hombre que hablaba varios idiomas, poseía una refinada cultura, conocía bien la psicología humana, era temerario y totalmente audaz. Estas cualidades lo convirtieron en uno de los más grandes estafadores modernos. Un día él decidió estafar a Al Capone, pero sabía que no podía ir llanamente a engañar a este hábil hombre, conocido mundialmente como un gánster, para tales fines fingió ser un hombre sincero y de buen corazón.

Fue donde Al Capone y le dijo que le diera 50 mil dólares para duplicárselos a forma de ganancia, Capone, accedió pues para él esa cantidad era insignificante en ese entonces. Lustig duró dos (2) meses con el dinero de Al Capone, no los multiplicó sino que los guardó en el Banco, y cuando pasaron los dos (2) meses simplemente los retiró y fue de nuevo a llevárselos a Al Capone. Cuando fue donde esta persona que le prestó el dinero y le dijo que no había podido hacer nada, que le fue mal en el plan que tenía pautado para el dinero, Al Capone sólo pensaba como lo iba a matar de manera que aprendieran los demás la lección.-

Pero sucedió algo inesperado y es que Lustig fue con los 50 mil dólares intactos, le dijo: señor Al Capone aquí le devuelvo todo el dinero, por favor discúlpeme. Ante esta acción Capone se quedó estupefacto pues estaba acostumbrado a que lo engañaran y él automáticamente asesinar a su estafador. Al Capone solo dijo: ¡qué hombre más honesto! Y le externó a Lustig que no era posible que se quedara sin nada. Le regaló 5 mil dólares.

Lustig logró lo que quería: fingir sinceridad y consiguió el pago por ello. Eso mismo hacen nuestros políticos en tiempos de necesidad y catástrofe se dejan ver por todas partes para fingir filantropía y humanidad pero a cambio del voto. Pues conociendo la psicología dominicana saben que olvidamos rápido y que agradecemos con el voto una simple visita o ayuda humanitaria de momento.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*