Home / Opinion / Luis Abinader, un hueso duro de roer

Luis Abinader, un hueso duro de roer

FOTO DE JESUS M. GUERRERO

Por: Jesús M. Guerrero.

 La guerra de encuestas de este proceso electoral deja mal parado al candidato presidente, cosa que sabían hasta los chinos de Bonao, como decimos en el argot popular, es una realidad palpable para los dominicanos que la aventura reeleccionista del presidente constitucional Danilo Medina va en caída libre estrepitosamente.

En cambio vemos un candidato opositor que capitaliza los errores del oficialismo de una manera poco tradicional, si analizamos la naturaleza de nuestros procesos electorales, no hay campaña sucia, ni enfrentamientos, solo propuestas e integración de los arrepentidos y disidentes que han dicho no al pacto espurio que encabezan Danilo Medina y Miguel Vargas.

Ese candidato es Luis Rodolfo Abinader Corona, no hay duda alguna que es una realidad en nuestro escenario político, el cual necesitaba con urgencia nuevos liderazgos, Luis Abinader es una bocana de aire de modernidad para nuestro ejercicio político y representa un cambio que anhelamos los dominicanos.

La firma encuestadora Gallup-Hoy con su última entrega este lunes pasado, desencadenó el pánico en el partido oficialista, en pocos meses perdió 11% y por otro lado Abinader aumento 18%, si vamos más atrás veremos que el desplome del candidato presidente es aún mayor; en junio del 2015, la Gallup le otorgo 62.7% y a Abinader 17.7%, actualmente han salido encuestas como ASISA, ALFONSO CABRERA & ASOCIADOS y otras más que muestran un escenario electoral de segunda vuelta.

Esto es producto de todos los errores cometidos por Danilo Medina, como pactar públicamente con el político con la tasa más alta de rechazo, Miguel Vargas Maldonado, destruir al líder, presidente y primer referente de éxito electoral de su partido, Leonel Fernández, en el proceso martirizó al hombre que lo hizo presidente. Paso de victima a victimario.

Me atrevo a jugarme la faja al decir que la reunión del vocero de la alianza PLD-PRD en el Palacio Nacional, el colorido Fiquito Vásquez; el que ordeno abrir fuego contra Guido Gómez Mazara y Doña Carmen Mazara en la convención del extinto PRD, fue para criticar la perdida acelerada de votos ocasionada por la integración de Miguel Vargas.

La realidad es que las condiciones están dadas para una sorpresa electoral, por eso el pataleo del PLD contra la Gallup, porque saben el prestigio de esta firma ante la sociedad y que el derrumbe de la reelección es real y no encuentran forma de frenar la hemorragia interna que inicio con la valiente renuncia del diputado por Azua, Víctor Sánchez.

Todas las encuestan dan por los suelos las preferencias del electorado hacia lo que en vida fuera el glorioso Partido Revolucionario Dominicano y por otro lado dejan claro que la gran mayoría de su militancia prefieren votar por el candidato de la nueva fuerza opositora el Partido Revolucionario Moderno, fruto de la legitimación que otorgó el acuerdo PLD-PRD. Algo bastante difícil de obtener en nuestro país es la legitimidad política, solo debemos ver que el PLD fundado en diciembre de 1973 puedo escalar los resortes del poder en 1996, por circunstancias bastante complejas.

En política los errores se pagan y la principal causa de la estrepitosa caída fue la traumática reforma constitucional sometida por encima de todos quienes se atravesaron en el camino y hoy vemos los resultados, un daño considerable al sistema de partidos políticos porque en su alocada aventura fraccionó considerablemente su organización política y el bloque progresista.

Todas las encuestas vaticinan una segunda vuelta electoral y todos sabemos que en esa situación son impredecibles los resultados y ese es el mayor temor del PLD.

Desde que Luis Abinader se concibió como el adversario del candidato presidente, el PLD lo subestimo y ese fue el mismo error cometido por la oposición en el torneo electoral del 2012, subestimar al hoy presidente Danilo Medina. Hoy comprenden el precio de sus errores.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*