Home / Nacionales / El mercado de bonos está enviando una señal de alerta al mercado de valores

El mercado de bonos está enviando una señal de alerta al mercado de valores

foto-de-wall-street

Por: Julio Díaz Sosa /

La semana pasada el índice industrial Dow Jones alcanzó máximos históricos al llegar a los 26,000 puntos. Sin embargo, muchos analistas e inversionistas debido a la euforia que se vive en los mercados, han dejado de lado lo que está ocurriendo en el mercado de bonos, donde el aplanamiento de la curva de rendimiento de los bonos del tesoro de los Estados Unidos continua su trayectoria.

En las últimas dos semanas la diferencia entre el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años y el rendimiento del bono a 2 años ha caído 50 puntos base. Como podemos observar, partiendo de este hecho, la disminución de la pendiente de la curva de rendimiento de estos bonos, ha sido algo normal cuando las expansiones económicas son muy largas. La expansión económica actual es la segunda más larga después de la Segunda Guerra mundial, y lleva 8 años y medio desde que inició en junio de 2009. Algo similar ocurrió en la expansión económica más larga desde la Segunda Guerra Mundial que duró 10 años desde 1991 al 2001.  La pregunta del millón que debe hacerse todo inversionista en este momento es la siguiente: ¿Debemos comprar acciones en un ambiente que prevalece un aplanamiento de la curva de rendimiento de los bonos del tesoro, qué es un claro indicativo de que una desaceleración económica está en el horizonte?

 Típicamente, los movimientos de los precios de las acciones están basados en las perspectivas a futuro del mejoramiento de los beneficios de las compañías, y como pudimos ver en el ultimo ano estos van en aumento. El 2017 ha sido el mejor año en la historia para el mercado de valores estadounidense, ya que, en cada uno de los 12 meses del año, los mercados cerraron en terreno positivo. A pesar de la euforia, debemos estar alerta de posibles caídas, ya que algo similar ocurrió en octubre de 2007, donde teníamos los mercados subiendo a máximos históricos cuando la curva de rendimiento de los bonos del tesoro se estaba invirtiendo en dirección contraria y algunos bonos hipotecarios venían en caída libre. En la actualidad, la curva de rendimiento de los bonos del tesoro aún no está invertida en dirección contraria, ni tampoco tenemos las condiciones de los bonos basura e hipotecarios del 2007. Por tal razón, creemos que la curva de rendimiento de los bonos del tesoro podría hundirse un poco más y los mercados de valores continuar su tendencia alcista.

 La Reserva Federal de los Estados Unidos juega un papel importante en este comportamiento del hundimiento de la curva de rendimiento de los bonos del tesoro de los Estados Unidos. El bono del tesoro a 2 años es más sensitivo a las políticas monetarias adoptadas por la Reserva Federal y está extremadamente correlacionado a la tasa de los fondos federales, ya que ambos se consideran tasas a corto plazo y sin riesgo. Sí el rendimiento de los bonos del tesoro a 10 años que es más sensitivo al crecimiento económico e inflación, no aumenta tanto como el rendimiento de los bonos del tesoro a 2 años, la curva de rendimiento cae.

El problema actual es que la curva de rendimiento de los bonos del tesoro a 10 años no es un claro indicativo del desempeño de la economía como lo era antes de la implementación del alivio cuantitativo o Quantitative Easing, ya que antes el rendimiento de los bonos a 10 años era conducido por las fuerzas del mercado. Cuando la Reserva Federal inicie el proceso desmonte de su estado de situación de manera más agresiva, esto podría presionar al alza el rendimiento de los bonos a 10 años del tesoro, como de hecho está ocurriendo ahora. En efecto, controlar la curva de rendimiento y empujarla en contra de inversión de la misma, ha sido el escenario que ha precedido cada una de las últimas cinco recesiones económicas que ha vivido los Estados Unidos.

 La pregunta que nos hacemos algunos analistas económicos es sí la curva de rendimiento sería un buen indicador en esta ocasión debido a la dinámica actual del estado de situación de la Reserva Federal. Con la retira de 10 mil millones de dólares al mes de su estado de situación, no es un desafío para la estabilidad de los mercados, para reducir el balance actual de 4.4 trillones de dólares. La pregunta es: ¿Qué pasaría sí la Reserva Federal empieza una retirada que afecte al mercado de los bonos del tesoro de una forma más agresiva, es decir una retirada mensual de 20, 30 o 50 mil millones de dólares?

 Se estima que la Reserva Federal realice cuatro incrementos de tasas de política monetaria en el 2018. Sí la Reserva Federal decide aumentar 100 puntos base a su tasa de política monetaria actual que es de 1.5%, esta estaría en 2.5% al final del 2018, entonces la tasa de rendimiento del bono a 2 años del tesoro estaría cerca de 3% o más, ya que la correlación entre ambas ha sido bien cercana. Esto es un claro indicativo, de que sí el rendimiento de los bonos a 10 años se queda por debajo del 3%, existe una alta probabilidad de que la curva de rendimiento sea invertida en este año, lo que podría ocasionar una caída de los mercados de valores.

 La Reserva Federal en la actualidad está pasando por un proceso de renovación interna, donde Jerome Powell será el nuevo presidente de la Reserva Federal, el cual asumirá su cargo el próximo 5 de febrero. Powell será el primer presidente de la Reserva Federal que no tiene educación formal en Economía desde William Miller que estuvo al frente del Banco Central de los Estados Unidos (1979-1981), y fue un desastre total con un período de alta inflación y desempleo. Powell ha dicho en reiteradas ocasiones que él va acelerar el proceso de desmonte del balance del estado de situación de la Reserva Federal, y lo podría llevar a 80 mil millones de dólares por mes el próximo año. Eso sería un freno enorme para la expansión de la economía y el desempeño de los mercados financieros. Mi consejo al público inversionista es que tiempo de manejarse con cautela y vender, no se dejen arrastrar por la euforia imperante en Wall Street en estos momentos.    

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*