Home / Opinion / Mientras Clinton unifica, Trump divide

Mientras Clinton unifica, Trump divide

FOTO DE JESUS M. GUERRERO

Iniciamos la semana pasada con la noticia de que Donald Trump encabezaba las encuestas por 3 puntos porcentuales, en la más reciente entrega por la prestigiosa cadena de noticias CNN.

Debemos comprender, fue después de su proclamación, antes de esto los números eran bastantes parecidos, solo que Hillary Clinton aventajaba a su adversario por 3%, en ese momento las cifras relacionadas a la misma cadena de noticias mencionada anteriormente, eran 44% a 41%.

En este momento los números son 48% a 45%, según CNN, un empate técnico liderado por Trump, quien para el momento ya había sido proclamado oficialmente candidato por el GOP. Trump creció 7% y Clinton 1%, cosa que puede cambiar ya concluida la convención demócrata, luego vendrán los debates que serán determinantes con miras a noviembre.

A mi entender, la ventaja de Trump es efímera y se sustenta en las arengas de odio para jugar con el temor del electorado. Por tal actitud, los republicanos se han limitado a mencionar al presidente Lincoln y su lucha para abolir la esclavitud, por la antipatía que emana su aspirante presidencial con su política de aislacionismo.

Ambos actos fueron bastante distintos en muchos aspectos, algo evidente para todos.

Una de las principales diferencias fue la negativa del ex precandidato republicano, Ted Cruz quien afirmó que nunca apoyaría al hombre que insultó a su familia.

Un talante contrario fue observado en la convención demócrata, sin importar las acusaciones y especulaciones, Bernie Sanders dejo bastante claro su apoyo sin condiciones a la candidata demócrata.

El acto republicano se caracterizó por alocuciones de odio, divisionistas y por demás poco alentadores para una nación que luego del desastre de la burbuja económica, se subió en la locomotora de cambio que condujo el actual presidente norteamericano.

Una abismal diferencia en los discursos de la aspirante a primera dama, Melania Trump que fue acusada de plagio y el realizado por la Primera Dama de los USA Michelle Obama, quien enardeció a las masas con confianza y proyectando nuevos paradigmas en beneficio de los USA y no podemos olvidar las poderosas palabras de la Senadora Elizabeth Warren.

Mientras algunas de las ofertas del candidato republicano son prohibición del aborto y al momento de fundamentar su propuesta la acompaña con comentarios derogatorios contra las mujeres,  deportaciones máximas, golpeando el voto latino que es una de sus muchas debilidades y una fortaleza bastante obvia de los demócratas.

Un parecido en ambos actos proselitistas fueron los ataques, pero mientras en la actividad republicana los oradores y su candidato se encargaban de lanzar las arremetidas, los demócratas permitieron que todas las metidas de pata de Trump, hablaran por si solas. Un claro ejemplo, fueron los comentarios hirientes hacia los discapacitados propinados por el magnate, la joven discapacitada Anastasia Somoza dejo claro que Donald Trump no la representa y no habla por ella.

El candidato Vicepresidencial republicano, Mike Pence asumió luchas contra los derechos de la comunidad LGTB y los inmigrantes latinos, el VP de Clinton, Tim Kaine es un político liberal con estrechas relaciones con la comunidad latina.

Ante las eminentes elecciones generales de noviembre, la coalición conformada por las mujeres, latinos, la comunidad gay y los afroamericanos, garantiza un caudal de votos en apoyo al partido demócrata.

Hillary Clinton fortaleció su propuesta electoral con un discurso de unidad, su oponente solo supo descargar embistas embravecidas fomentando división.

El partido oficialista luce unido ante un partido opositor dividido, los Bush no lo endosan, al igual que John McCain, Mitt Romney tampoco manifiesta apoyo y Ted Cruz tiene una posición parecida a la de Nelson Rockefeller en las elecciones de 1964 al no apoyar a Barry Goldwater.

Por el contrario, vemos a la pareja presidencial, Barack y Michelle Obama, Bernie Sanders, Bill Clinton, el Reverendo Jesse Jackson y un centenar de figuras del partido de los Kennedy agrupados alrededor del proyecto de Clinton.

Ver ciertos famosos que han manifestado sus simpatías al candidato de la oposición norteamericana como son Hulk Hogan, quien protagonizó un escándalo racista al propinar insultos étnicos contra el consorte de su hija, John Rocker, ex lanzador de MLB y racista confeso, Don King, un promotor de boxeo bastante conocido por sus malas artes y otros bastante cuestionables. Todos vetados por el GOP para que no participaran en la investidura.

Las proclamas del VP saliente, Joe Biden y el Ex Alcalde de NY, Michael Bloomberg, desenmascararon al candidato republicano. Bloomberg incluso se refirió al millonario como un “con man” (estafador).

Barack Obama explico de forma llana, sin restar calidad a su magnífico discurso, que nadie puede pretender que un solo hombre es la solución de los problemas de los EE.UU., es simplemente un absurdo tratar de vender la idea de que solo Trump puede dirigir los destinos de los norteamericanos.

El discurso de Hillary Clinton fue un claro mensaje de que todos tienen espacio en su administración, porque encabezar un gobierno de inclusión.

Parece ser que la intención de Trump al pedir a los rusos que piratearan los correos electrónicos, fue una forma de tratar de quitar brillo a la actividad demócrata, cosa que aparentemente no causo efecto.

Al ver las estadísticas proporcionadas por el afamado Nate Silver quien determinó los resultados en los comicios del 2012, favorece a los demócratas con 53.3% a 46.7%, no podemos dejar de pensar que los candidatos incapaces de unificar, no ganan elecciones.

Por: Jesús M. Guerrero

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*