Home / Opinion / “Danilo Medina es el cinismo hecho persona”

“Danilo Medina es el cinismo hecho persona”

FOTO DE DANILO MEEDINA SERIO Y MIRANDO HACIA ARRIBA

Mis Reflexiones Introspectivas

Por Gabriel Cruz.

Los creyentes o practicantes del marxismo y el comunismo no creen en Dios. Son ateos y sostienen que “las religiones son el opio de los pueblos”.

El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, está formado políticamente como un marxista-leninista, así lo educó y moldeó su maestro Juan Bosch. No digo que esté mal o bien, sino que deje de ser cínico, simulador, hipócrita, mentiroso, difamador, ilusionista… Que no juegue con las creencias de un pueblo tan maltratado como el nuestro. Ahora es un creyente-oportunista en la “Virgen de la Altagracia”, imitando a Balaguer, sumándose a la politiquería de “hacer creer que soy” para ganar adeptos.

La reelección o intento de ésta, siempre será una maldición. Así como fue la de Hipólito Mejía, igual es la de Danilo Medina. Se prestan a cualquier acción por lograr su atroz cometido. Niegan hasta su madre si fuese necesario, por volver a conquistar el poder. Compran a quién sea y por cuánto sea, como lo han hecho ambos en sus respectivos momentos, y tomar el dinero del Estado para agenciarse el favor de los bisagras congresistas.

El presidente Danilo es un monotonita por naturaleza, no tiene escrúpulos. Utiliza una clase profesional con engaños para imponer su reelección. Los maestros de primaria y secundaria son su trampolín, una gran masa de votantes junto a los padres de esos niños manipulados y haciéndonos recordar los escolares de las juventudes hitlerianas.

Estos profesionales de la educación son usados y se les da migajas de amentos salariales y otros caramelitos, para tenerles como votos duros.

También utiliza a los padres de los escolares, a los cuales les dice que se les está dando una educación digna a sus hijos y eso es totalmente falso. Lo que en esas escuelas se práctica es el ocio, juegos y un desayuno y tal almuerzo que los vive intoxicando: ¿Un jugo y un pan, eso es un desayuno?, ¿Arroz con huevo, eso es un almuerzo?, ¿Qué le pasa al pueblo dominicano que no puede descifrar cosas tan simples?… y mil preguntas más.

¿Los demás profesionales en el país no cuentan? Por citar un ejemplo: los ingenieros, que construyen las escuelas, no he salido del sector educación. Éstos viven endeudándose, hasta que las mafias que hay en esos sectores le hacen quedar en la quiebra.

Es un sistema que ha diseñado el danilismo. Creando grupos de poder para después financiar campañas presidenciales millonarias. El derroche, nepotismo y acumulación de riquezas, es algo ya aceptado como bueno y valido, ningunas tienen sanciones, es evidente: la justicia está tendenciada y los ficales son peores, se unen para hacer el doble play.

Presidente Medina, si le interesa tanto la educación, por qué no va en auxilio de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la cual está en la peor crisis de su historia. Claro que en la universidad no se puede manipular votantes, ya que estos son entes pensantes.

Para que uno de estos presidentes megalómanos se involucre en una reelección, siempre un grupo de oportunistas y agiotistas y quién sabe cuántas cosas más, le hacen creer a estos “faltos de identidad” son indispensables. Pero lo que no saben o sí saben, -“el que se cree que sólo puede explicarlo soy yo”-, es que todos esos que le motivan son pirañas asesinas, pícaros, fariseos de sepulcros blanqueados, y sólo quieren utilizarlos como títeres, salvo conducto, cómplices para legitimar sus más inapropiadas conspiraciones. Adulones, cuanta falta de respeto en sí mismos. Profesionales mediocres!

El continuismo es un mal que sólo es practicado por tiranos, sátrapas, dictadores y hoy día por jefes de carteles. Hay políticos que no son politiqueros, debido a que respetan las leyes que están emanadas en la Constitución o Carta Magna de su nación.
Los politiqueros inescrupulosos la irrespetan y hasta la llegan a ofender con epítetos muy ofensivos como “La Constitución es un pedalazo de papel”, “… esas hojas me las paso por el…”, entre otros más.

El pueblo se le toma de tonto cuando él así lo desea. A Danilo Medina se le está soltando soga para que sea su propio lazo que le ahorque sus maledicencias.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*