Home / Opinion / Artículos / #OPINION: Análisis del porque Donald Trump ganó el debate frente a Hillary Clinton

#OPINION: Análisis del porque Donald Trump ganó el debate frente a Hillary Clinton

Hillary Clinton vs. Donald J. Trump: el debate.

Por: Melvyn Pérez /

FOTO DE CLINTON VS TRUMP

  1. Hillary dijo lo que toda persona que piensa quiere escuchar:

Que el mundo necesita un líder estable, con experiencia, que sepa lo que está haciendo, que se mantenga en control, que no pierda los estribos, que sea respetuoso de las minorías, que tenga buenos consejeros. Que no discrimine a nadie, que trate bien a las mujeres, los negros, los gays, los gordos y los musulmanes Que sepa sonreír y admitir cuando se equivoca. Un líder que pague impuestos. Un (a) presidente que se preocupe por proporcionar salud y educación a la gente.

Por esas y otras muchas razones, hay que votar por ella. Para mantener y expandir el estado de bienes actual. Porque la administración actual lo está haciendo bien.

Toda persona racional simpatizará con su comportamiento anoche. Hillary Clinton continuará el legado de Barack Obama y Bill Clinton.

  1. Trump dijo lo que las mayorías de la gente pobre de EEUU quiere escuchar:

Que el país está jodido, que no hay empleos porque se van a México y China. Que los tratados comerciales firmados por Obama y Bill Clinton favorecen a los demas paises y perjudican a EEUU. Que la violencia tiene jodidos a los pobres. Que Obama y Clinton no han ayudado a los negros, con quienes supuestamente se identifican. Que el país no tiene seguridad, que hay ataques terroristas por la ineficiencia del gobierno, que hay violencia policial por la ineficiencia del gobierno.

Que el país no puede seguir metiéndose en guerras inútiles. Que EEUU no tiene que seguir siendo el policía del mundo, protegiendo a paises ricos (como Japón, Corea y Alemania), sin que estos paises paguen al menos el costo de mantener militares allí.

Trump dijo que se necesita un gobierno que cobre menos impuestos y trabaje mas, uno que haga rendir el dinero. Y por eso deben votar por alguien que sabe manejar dinero, alguien que tiene dinero: él.

Trump no apeló a esas mayorías religiosas, blancas y pobres que no encajan en el mundo de Hillary.

¿Quién ganó el debate?

Depende de por donde lo veas. Las personas fuera de EEUU o en las grandes ciudades de EEUU, o que forman parte de alguna minoría, o que han estudiado, dirán que Hillary.

Hillary se presentó sonriente, calmada, con cierto grado de seguridad y muy buen dominio de los temas. El moderador no le hizo preguntas incómodas y ella supo esquivar los ataques del candidato republicano. No se habló de la Fundación Clinton, ni de su salud, apenas se tocó el tema de los emails…

Donald se presentó poco preparado, interrumpía mucho, esquivaba preguntas e insistía en machacar sobre los mismos temas. El moderador insistió en hacerle preguntas incómodas que Hillary aprovechó magistralmente, tratando de arrinconarlo con los temas de los impuestos y de que le dijo gorda a una miss.

Ella trató a Donald con deferencia, algunos dirán que con desprecio. Sonreía constantemente con esa sonrisa falsa tan característica de ella. Siempre se dirigió a él como “Donald”, quizás por familiaridad, quizás para que no dejar constancia en video de ella refiriéndose a él como Trump.

Él la trató con mucho mas respeto del que era de esperarse. Siempre se dirigió a ella protocolarmente como “Secretaria Clinton”, lo cual es común con una persona que ha ejercido un cargo alto, pero que en este caso quizás refuerza la imagen de segundona (Secretaria, no Presidenta).

Hubo algunos momentos que vale destacar:

Cuando Clinton acusó a Trump por no publicar sus impuestos él respondió que lo haría si ella publicaba los 33 mil correos que borró.

Cuando Trump le echó en cara que mientras ella se preparaba para el debate, él estaba visitando los vecindarios afectados por la violencia racial-policial, ella respondió que se preparaba para ser presidenta.

¿Por qué y como Trump ganó?

Casi al finalizar el debate, tratando de hacer tiempo para la última pregunta:

Trump acusó a Hillary de no tener la energía para gobernar, ella habló y presumió de su experiencia negociando acuerdos de paz en 112 paises y pasando 11 horas testificando ante un comité. Y entonces Trump le devolvió, aceptando que si, que ella tiene experiencia, una mala experiencia pues consiguió tratos que no fueron favorables, un trato que le devolvió 150 billones a Irán, que todos los negocios que ella hizo fueron desfavorables para EEUU.

Ante los aplausos que recibió Trump entonces vimos a Hillary mostrar su punto débil, trato de atacar interrumpió tanto al moderador como a Trump decir que “este hombre le ha dicho cerdas, vagas, perras; ha dicho que emplear mujeres embarazadas son un problema para los empleadores, que hay que pagarles menos, incluso en un concurso de belleza le dijo gorda a una miss, gorda y ama de casa porque es latina”.

Ahí fue cuando Hillary perdió la batalla, se dejó llevar, mostró su debilidad y Trump la agarró contra las cuerdas. Fueron los últimos 5 minutos del debate y en esos 5 minutos él barrió el piso.

Aprovechó el ataque de Hillary para recordar que ella ha gastado cientos de millones de dolares en anuncios negativos, en campaña sucia contra él, algo que él nunca haría (lo dijo con la mano en el corazón), y Trump jugó a ser él la víctima, repitió que Hillary ha gastado 200 millones de dólares en hacerle campaña negativa y que él no ha gastado prácticamente nada, y aún asi van empatados en las encuestas. En ese momento el escenario era de Trump y solo de él, de nadie mas. Hillary estaba contra las cuerdas y Trump estaba en su mejor momento, siendo Trump. El público aplaudía, y mientras tanto el debate finalizaba con una útlima pregunta:

“Uno de ustedes dos perderá en noviembre” – dijo el moderador y preguntó a Clinton – “si pierdes ¿aceptas el resultado?”

Clinton, aturdida por los golpes de 30 segundos antes y con un público que le aplaudia a su adversario, trató de tomar compostura para decir que ella creía en la democracia, que a veces se gana y a veces se pierde, pero que ella aceptará el resultado. Luego trató de elaborar una idea confusa acerca de que Donald quería plantar dudas al proceso.

La misma pregunta para Trump y entonces vino el knock-out.

Hay que darle contexto a esto. Esa fue la pregunta mas importante, la pregunta final, la intervención final. Todos querrían escuchar el momento en que Trump dijera que no, y entonces Trump dio su discurso saliendose del tema:

– “Quiero hacer América grandiosa de nuevo. Nuestro pais está en problemas. Nuestra gente está perdiendo sus trabajos. Los inmigrantes llegan sin control a nuestro pais. El otro dia 800 personas iban a ser deportadas, y por error o porque alguien presionó un botón, terminaron siendo ciudadanos. Ahora no sabemos cuantos eran, podrian ser 800 ó 1,800 ó mas”

El moderador lo interrumpió, esa no era la pregunta, pero él estaba siendo él, dando su discurso a todo pulmón. Lester Holt volvió a preguntar:

– “¿Aceptarías el resultado de las elecciones?”

En ese momento subían las expectativas, ante lo inminente: que él negara el resultado.

– “Este es el punto: quiero hacer a Estados Unidos grande de nuevo. Yo puedo hacerlo, no creo que Hillary pueda. La respuesta es si. Si gana la apoyaré.”

Y ahí señoras y señores, Hillary recibió el knock-out. Trump tuvo la última palabra y la usó a su favor, dio su discurso de siempre, soltó sus eslóganes, resumidos, pero directo al corazón.

Lo mas importante: ya él la diagnosticó, ya sabe por donde es que le duele, y aprovechará eso en los próximos debates.

Pasas 90 minutos viendo un encarnizado debate, pero lo importante fue como terminó, esos últimos 3 minutos son lo que la gente recuerda. Por eso la mayoría de los sondeos le favorecen a Trump.

Cuando lees un libro, cuando ves una película, un juego de baseball o una pelea de boxeo, lo importante no es como comienza, sino como termina. También aplica a un debate o a una campaña política.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*