Home / ECONOMIA / ¿PACTO FISCAL?¿Para qué?

¿PACTO FISCAL?¿Para qué?

Por: Hector Turbi.

FOTO DE HECTOR TURBI

Si el nuevo gobierno de Danilo Medina que se inaugura el próximo 16 de agosto quiere un pacto fiscal debe empezar transparentando el gasto público, reduciendo y poniendo un tope razonable a los salarios millonarios que tienen funcionarios públicos como el Gobernador del Banco Central, desmantelando el sistema de nominillas – botellas en las entidades estatales, cerrar todas las instancias de burocracia parasitaria y gastos clientelares, discrecionales,  corruptores tipo OISOE, barrilitos,  y entender que el dinero que dejando de comer pagamos los contribuyentes debe ir solo a las prioridades nacionales.

Del mismo modo debe auditarse y transparentarse nuestro escandaloso endeudamiento público que ya sobrepasa el 50% del PIB. Exigiremos que previo a cualquier pacto fiscal haya un compromiso de limitar por ejemplo a un 15% de los ingresos tributarios los servicios de la deuda, ya que por este renglón se están sobrevaluando muchas obras y desangrando  el presupuesto público, vale decir la economía popular.

Implementar este conjunto de medidas  y generar un ambiente adecuado de confianza en todos los actores sociales, le llevaría a este gobierno no menos de un año y solo después de eso podríamos hablar en este país de un PACTO FISCAL que pueda ser creíble para nuestra población.

De lo contrario sería un engaño más, pues ya tenemos la experiencia del año 2012, en la cual este  gobierno que ahora termina, convoco al PACTO FISCAL, y desde que se le habló de transparentar  la administración publica antes de aumentar impuestos, soltó en banda las discusiones del Consejo Económico y Social (CES) e hizo lo mismo de los últimos años, un reforma tributaria que sacrificó la población para cubrir los déficits fiscales creados por las francachelas políticas de las campañas electorales del partido oficial.

El señor Danilo Medina debe saber que la población dominicana no tiene por qué oponerse a un pacto fiscal, pero tampoco va firmarle un cheque en blanco como en el 2012, debe entender que las condiciones han cambiado.

Con ese cheque en blanco del 2012, el señor Danilo Medina engañó a la población comenzando por gastarse una millonada de los fondos públicos para comprar a Miguel Vargas y medio congreso e imponer una reforma constitucional a la carta, vale decir a su medida, después de haber dicho mil veces que no se repostularía.

Lo mismo puede decirse de los ahorros logrados con la reducción de la factura petrolera, los cuales debieron destinarse aliviar la carga del alto costo de la vida de la población mediante la rebaja de la tarifa eléctrica, reducciones en  mayores proporciones en los precios de los combustible y otros renglones básicos, todo lo cual se desechó para invertir estos fondos en proyectos opacos.

Que no esté pensando que la población va a creerle todo lo que el se le ocurra después de lo que ha pasado en este cuatrienio y en el recién concluido proceso electoral atiborrado de cuestionamientos por todas partes.

Cierto que necesitamos aumentar los ingresos públicos, pero ¿Para qué?. ¿Para seguir dedicando casi la mitad de los ingresos corrientes al servicio de un endeudamiento público que cubre proyectos sobrevaluados como las plantas carbón, los aviones tucanos, edificaciones escolares, autopistas y líneas del metro? ¿Por qué diablos los pobres tenemos que dejar de comer para que los parásitos de la administración pública sigan cobrando sumas millonarias y administrando barriles?, ¿O somos locos, coño?.

La ciudadanía  tiene derecho a decidir en que se va a gastar su dinero, y que no se equivoquen, que  su “62%”, puede transformarsele en una pesadilla, pues este pueblo ya no seguirá dando cheques en blanco a nadie.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*