Home / Opinion / Artículos / Partidos Políticos: Masificación

Partidos Políticos: Masificación

En mi entrega de la semana pasada, escribí sobre el origen y evolución de los partidos políticos, específicamente los de cuadros. En este podremos ver lo relativo a los de masas.

FOTO DE JESUS M. GUERRERO

La estructura de los partidos de masas fue ideada por los socialistas a comienzos del siglo XX. Bajo distintas formas fue adoptada por los partidos comunistas y los fascistas.

La ordenación de masas, también fue imitada por algunos partidos conservadores y liberales, que pretendieron pasar de la organización de cuadros a la de masas. En general, es un proceso sumamente difícil, porque quienes se adhieren a su causa apenas participan en la vida partidaria. Sin embargo, los partidos demócratas-cristianos consiguieron dar el paso a la masificación, calcada sobre el modelo socialista.

La mayor parte de los partidos socialistas acogieron la estructura de masas. Incluso el Partido Laboralista Británico fue el primero en desarrollar las adhesiones directas a partir de 1927, 27 años después de poner en marcha los notables “funcionales”.

Los socialistas adoptaron la masificación de sus filas para responder a imperativos financieros. Para hacer frente a los gastos de la propaganda electoral de sus candidatos, que no podían esperar fondos provenientes de empresas privadas o sectores privilegiados, entonces el objetivo era inscribir la mayor cantidad de militantes y hacerles pagar una cuota de apoyo de manera permanente.

No pudiendo captar grandes contribuciones como los partidos de cuadros, provenientes de algunos de sus miembros, los de masas decidieron costear su funcionamiento por medio de pequeños tributos procedentes de una gran cantidad de partidarios, o sea en gran volumen.

Una segunda razón para la creación de los partidos de masas fue la necesidad de dar una educación política a la clase obrera, que en aquella época apenas tenía.

Existía una correspondencia bastante estrecha entre esta nueva formación de los partidos y la evolución de su base social. Los partidos de cuadros tradicionales correspondían al conflicto entre la aristocracia y la burguesía, clases sociales poco numerosas que los notables encarnaban perfectamente.

La estrechez de los partidos traducía la penuria del campo político y la naturaleza profunda de la democracia, de la cual estaba prácticamente excluida la mayor parte de los pueblos. Por el contrario, los partidos de masas fueron en ese momento la herramienta de la ampliación democrática.

Producto de las escisiones a lo interno de los socialistas surgieron los partidos comunistas, en 1924, el Komitern impuso el acogimiento de la formación del Partido Comunista Soviético, por la razón de que estaban obligados a la actividad clandestina y de esta forma pudieron encuadrar grandes masas.

La primera originalidad de los partidos comunistas fue la creación del elemento base. Los comunistas, como los socialistas, procuraron obtener un gran número de partidarios; pero a nivel local no los distribuyeron de igual manera. En vez de agruparlos según su domicilio, los congregaron según sus lugares de trabajo, escuelas y demás, así surgieron las células, las cuales remplazaron a los comités y secciones locales.

El modelo fascista surgió entre las guerras mundiales, primero bajo la forma del Partido Fascista Italiano. Después, el Partido Socialista Alemán llevó el sistema al mayor grado de perfección técnica. Los partidos fascistas también fueron de masas, con la diferencia de que aplicaban métodos militares para el encuadramiento político de su militancia.

La estructura jerárquica aplicada en los partidos fascistas era  efectiva por el tipo de luchas que empleaban.

Esto fue la masificación, no podemos cerrar el tema de los partidos políticos sin tocar su papel en la representación, cosa que haré en mi próxima entrega…

Por: Jesús M. Guerrero

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*