Internacionales

¿Por qué China invertirá $400.000 millones en Irán?

Hasta finales del año pasado, la postura de China en Medio Oriente giraba en torno a la demanda de energía como el mayor importador de petróleo crudo del mundo, y el desarrollo a un ritmo moderado de la Iniciativa del Cinturón y la Carretera (BRI), destinada a situar a China en el centro del comercio mundial y las redes de fabricación. Pekín tenía pocos incentivos o necesidad geopolítica para añadir una dimensión de cooperación en materia de seguridad y militar a su diplomacia en la región, y estaba perfectamente satisfecho con el dominio de larga data de los Estados Unidos.

 

En lo que respecta a China, su interés en Medio Oriente se vería mejor servido a través de líneas multipolares, la no interferencia y el establecimiento de asociaciones estratégicas para mejorar la inversión, el comercio, el desarrollo de la infraestructura y la energía. Ese compromiso neutral era un obstáculo para las intervenciones agresivas de Occidente, fuertemente influenciado por los líderes del pensamiento en Pekín que creían que la estabilidad regional se podía alcanzar mediante la paz del desarrollo. Desde entonces, China ha podido concretar acuerdos de asociación con 15 países de toda la región, desde Djibouti hasta Turquía, que abarcan los Estados del Golfo y se extienden hasta el oeste de Marruecos. Sus ambiciones para el BRI y para sostener un flujo constante de importaciones de petróleo de la región fueron en su mayoría alcanzables, dejando a los Estados Unidos la responsabilidad de gestionar la seguridad de Medio Oriente, permitiendo a Pekín el lujo de la distancia y la no interferencia.

 

Sin embargo, esta dinámica favorable ha cambiado drásticamente, con el mundo a punto de romper una unipolaridad de décadas a favor de un conjunto confuso de zonas regionalizadas, conspirado por los Estados Unidos convirtiéndose en un sheriff reacio y acelerado por la pandemia de la COVID-19. El aumento de las tensiones entre Pekín y Washington ya ha desatado una guerra comercial, que se ha transformado en una guerra diplomática con el cierre de los consulados en Houston y Chengdu. En Medio Oriente, la retirada de los Estados Unidos también expondría las inversiones y el mosaico de asociaciones chinas a la notoria volatilidad de la región.

 

Medio Oriente es la zona de mayor importancia estratégica en el ambicioso proyecto del BRI de China, en particular el Irán, que se encuentra entre las zonas ricas en petróleo del Mar Caspio y el Golfo Arábigo. Sin embargo, la necesidad de mitigar los riesgos de pandemia mediante la descentralización de la fabricación mundial, la creación de cadenas de suministro de nodos múltiples y la adopción de la insularidad regional convertirá a muchos proyectos de BRI en elefantes blancos.

 

La opinión de Pekín es que el mundo pospandémico previsto por los encargados de la formulación de políticas en todo el mundo obstaculizaría considerablemente las ambiciones de China de tener una economía avanzada impulsada por el consumo. Es inevitable que China intensifique su compromiso y lo adapte a la dinámica regional actual para que el petróleo siga fluyendo hacia sus industrias, primero para recuperarse de las pérdidas causadas por la pandemia y luego para acelerar el BRI antes de que el resto de la capacidad manufacturera mundial se ponga al día.

 

Por su parte, el Irán se ha tambaleado por las sanciones y el aislamiento internacional desde que los Estados Unidos se retiraron del acuerdo nuclear del 2015. La amenaza de Washington de cortar el acceso al sistema bancario internacional a las empresas que hacen negocios con Teherán ha ahuyentado la afluencia de inversiones extranjeras y el comercio en un momento en que Irán necesita inversiones de hasta 186 mil millones de dólares en el sector petrolero y las industrias petroquímicas.

 

Además, una pandemia y una economía en ruinas son la receta para un malestar social generalizado, desestabilizando el gobierno y amenazando el control del poder por parte de los ayatolás. La represión y las distracciones en el extranjero solo pueden funcionar durante un tiempo limitado, especialmente cuando estas últimas no producen resultados positivos significativos. En Líbano, Hezbolá, respaldado por Teherán, forma parte de un gobierno que ha fracasado repetidamente en su intento de hacer frente a la peor crisis financiera del país. Las milicias apoyadas por la Fuerza Al-Quds en Siria juegan un papel secundario frente a Turquía y Rusia cuando la guerra civil se acerca a su fin, obligando a los funcionarios a recordar en voz alta a Bashar Assad que Irán ha gastado hasta 30 mil millones de dólares para apoyar a su régimen y no le gusta que sus intereses sean dejados de lado. En Yemen, el apoyo sostenido de Irán a los hutíes ha dado lugar a la peor crisis humanitaria del mundo.

 

No es sorprendente que un país como este se encuentre a las puertas de Pekín. En China, Teherán parece haber conseguido un poderoso respaldo, capaz de evitar las acciones punitivas de Washington y lo suficientemente rico como para inyectar unos 400 mil millones de dólares en la deteriorada economía de Irán en los próximos 25 años. A cambio, China podrá comprar productos de petróleo, gas y petroquímicos con grandes descuentos. Pekín también va a invertir en los sectores financiero, de transporte y de telecomunicaciones de Irán, y los dos países cooperarán en asuntos militares y de seguridad del Estado a través de ejercicios de entrenamiento conjunto, desarrollo de armas e intercambio de inteligencia. Irán es quizás el candidato ideal para adoptar la nueva moneda digital de Pekín, el e-RMB, para evitar el dólar y debilitar su poder de sanción.

 

Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas, meterse en la cama con Irán probablemente le ganará a China la ira de la mayoría del mundo árabe que ya se enfrenta a intensas críticas por hacer la vista gorda ante el silencioso genocidio chino de los uigures musulmanes. Si Pekín no consigue atenuar los excesos de Teherán, en particular los que perjudican los intereses de los Estados árabes, podría poner en peligro los miles de millones de inversiones chinas en toda la región, especialmente el ambicioso plan del BRI para abarcar 18 Estados del mundo árabe.

 

La cooperación militar y en materia de seguridad propuesta constituye una desviación flagrante de la neutralidad habitual de China, y es probable que cualquier avance consiguiente en el armamento del Irán sea visible en las zonas de conflicto activo.

 

Además, el hecho de que Pekín acepte a Teherán hace más difícil para las democracias occidentales ignorar la postura agresiva de China en Hong Kong, Taiwán, el Valle de Galwan y el Mar del Sur de China. Combinado con el furor por el mal manejo del brote de COVID-19 por parte de China, es probable que gran parte del mundo esté de acuerdo con Washington hasta cierto punto y exija una reparación, lo que ampliará aún más la división geopolítica.

 

Por otra parte, hay argumentos para adoptar una actitud de espera ante esta relación en ciernes, errando por el lado del optimismo de que China simplemente ha colateralizado las ambiciones regionales e incluso internacionales de Irán. Desde este punto de vista, China podrá frenar los excesos iraníes porque lo primero que hará será cooperar con China y luego respetarse mutuamente, una fórmula que la mayoría de las asociaciones estratégicas tienden a seguir.

 

La otra cara de la moneda es que, si Irán se niega a frenar su comportamiento regional, China habrá invertido 400 mil millones de dólares, y si la ruidosa oposición dentro del Irán a este acuerdo aún no aprobado es algo a tener en cuenta, hay pocas posibilidades de que Teherán cambie sus políticas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar