Home / Opinion / Artículos / Presupuesto Público local 2017, deficitario una vez más. ¡Ay de nuestro país!

Presupuesto Público local 2017, deficitario una vez más. ¡Ay de nuestro país!

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ¡Qué presupuestazo! Los políticos de nuevo cuño, gobernantes de esta nación dominicana durante los últimos años, al parecer han venido haciendo honor a la expresión aquella atribuida a Luis XV, rey de Francia: ¡Después de mí el diluvio”! Se infiere a partir de esa, una gran despreocupación por lo que pueda suceder más adelante; después de ellos, quienes sean.

Una muestra local más con relación a lo expresado es, lo concerniente a la elaboración, y aprobación del Presupuesto Público del país para el año entrante 2017, por parte del Consejo de Ministros del Gobierno, deficitario como siempre, e incluyéndose de nuevo el relativo financiamiento endeudatorio acogotante para esta sociedad, como se entiende.

Esta vez, con el ingrediente extra de enajenar parte del patrimonio nacional, a través de vender en US$ acciones de la planta generadora Punta Catalina, para fortalecer dicha pieza estatal, según es lo que se alega (mil millones). Obviamente, eso significaría el continuar privatizando el lucrativo negocio de la energía eléctrica en esta nación, cediéndole un mayor espacio al sector privado.

Aunque a nadie debe extrañarle tal decisión en los presentes momentos, pues el señor Presidente la República había manifestado ya esa intención frente a la Cámara América de Comercio, en diciembre del pasado año: “Quiero aprovechar la oportunidad que me ofrece hoy en este escenario para anunciar al país que el Gobierno dominicano desea contar con la participación privada, nacional y extranjera en la empresa de generación de Punta Catalina”. (“Listín Diario”, del 1-10-16, página 4ª).

El asunto es que, anualmente “El Presupuesto sigue el rumbo de la insostenibilidad financiera”, como bien lo señalara Juan Bolívar Díaz, en un trabajo relativo publicado en el medio “HOY”, edición del 2-10-16. ¡Se continúa nadando sobre las mismas aguas turbulentas!

De ordinario, la línea a seguir para cubrir los déficits recurrentes en tal sentido, es el endeudamiento estatal, o la venta parcial del patrimonio del país. Cualquier año de los que siguen ofertarán el “Malecón de la Capital”, a equis (x) cantidad de dólares el metro.

“Los gastos totales programados para el 2017, según cifras que recoge la prensa local, alcanzarán RD$711,399.4 millones, mientras que los ingresos proyectados andan por el orden de los RD$537,886 millones. La diferencia a ser cubierta en parte con financiamiento en bonos por 2,700 millones de dólares”, es lo que hay. A seguir cogiendo cuartos prestados hasta que la “bomba explote”. ¡Se cree no tardará mucho tiempo!

Y, todo en el marco del tan cacareado crecimiento económico que se dice tener en Dominicana, el más alto de la región del Caribe, contrastante por supuesto, con la iliquidez presupuestaria que anualmente se verifica. ¡Qué bola de humo! Muy cuestionable el que se pueda crecer económicamente, cogiendo cuartos prestados a dos manos para todo poder resolver. Pero, según los tecnócratas de las llamadas ciencias económicas sí.

Nunca se puede formular en este país un Presupuesto Público equilibrado, en términos de los gastos a cubrir, e ingresos necesarios programados para solventar. Los “clavos calientes” para agarrarse siempre son: más endeudamiento, y venta del patrimonio estatal, como dijéramos más arriba.

Cabría señalar que, ambas fuentes forzadas no representan ingresos realmente, en términos conceptuales. Es lo que entendemos en el marco de nuestros pocos conocimientos sobre asuntos financieros. Se está hablando de recursos a recibir que implican por un lado la inscripción de pasivos nacionales, que a su vez generan gastos por concepto de intereses y comisiones a pagar, entre más probables erogaciones exigibles. Y, por el otro, del desprendimiento de haberes estatales, que obviamente salen del sector público, y pasan a otras manos. ¡No hay tales ingresos!

Por lo que desde hace años se viene registrando en esta nación al momento de formular el presupuesto anual, en que siempre se debe recurrir al endeudamiento interno o externo para cubrir el faltante gastos-ingresos públicos, habrá que ir pensando en cambiarle el nombre a dicha pieza por el de “PRESUPRÉSTAMOS”. Se corresponde más con su contenido, por la necesidad común de ellos para poder costear los gastos públicos.

Pobres los que vienen detrás, con un país endeudado e hipotecado hasta la coronilla, que difícilmente podrán honrar los compromisos legados por los Luis XV de hoy en Dominicana, que solo están pensando en vivir bien; recibir jugosos salarios, y conexos; como, hacerse ricos ellos y sus familiares, de la forma más rápida posible. ¡Qué el país se lo lleve el diablo después, poco les importa!

Por eso también, al formular el Proyecto de Presupuesto para el 2017, se continuó evadiendo el Pacto Fiscal que dispone el elefante blanco de la ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, para, como bien lo dijera en su exposición Juan Bolívar Díaz, “no enfrentar los reclamos sociales de que se ajuste el gasto gubernamental constriñendo el dispendio y las políticas clientelares que sustentan el poder político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)”.

Las quejas, los reclamos, las inconformidades, etc., por parte de los ministerios y demás dependencias estatales que se sienten afectados, por las bajas asignaciones, en lo referente a la citada pieza legislativa no se han hecho esperar, sobran. ¡Ya se verá si prosperan!

Ahora, se fue así, para que los levanta manos del Congreso Nacional, medios incomodos también por la apropiación que les fuera consignada en la misma para disfrutes, salarios y demás, le pongan el sello gomígrafo acostumbrado a la pieza, y la conviertan en “Ley de Ingresos y Gastos Públicos para el año 2017”, procediendo luego remitirla al Poder Ejecutivo, a los fines de que sea promulgada.

¡Son todos uno, y “el que venga atrás que arree”!

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*