Home / Opinion / ¡Qué mucho cuentan los votos de los silentes al final!

¡Qué mucho cuentan los votos de los silentes al final!

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ

Los envalentonados políticos actuales, gobiernistas o no, se están olvidando del voto más importante en todo proceso electoral, según los estadistas de fuste en competencia hacia el poder: aquel que proviene de la masa silente, compuesta por la gente que no se ve en caravana alguna, como tampoco nunca expresa de manera directa su preferencia partidarista.

Es el segmento social contentivo de las personas que nada más hablan con su conciencia frente a las urnas el día de los comicios. Pero, sí aquellas que se han formado ya un juicio certero a priori sobre cada uno de los contendores, dedicándose antes, a observar  el juego desde las gradas solamente, como se dice en el argot beisbolero, y en base al cual toman la decisión de favorecer con sus sufragios.

En el proceso electoral dominicano que se avecina, la preferencia de esos ciudadanos en su conjunto, podría marcar la diferencia, dado el cúmulo de acciones desaprensivas que se han podido observar, procedentes tanto de los que aspiran a continuar en el poder, como de algunos de aquellos que están detrás de sustituirles, y que también tratan de venderse como mansas ovejas, siendo leones afeitados, en un país donde todos nos conocemos.

Las sorpresas en ese tenor, son más que previsibles. Es posible que muchos de esos que hoy están frotándose las manos, creyéndose que aquí el material pensante se acabó, y que van a comer con su dama, como se dice, mañana tengan que introducirlas en vasijas repletas de agua fría, para poder combatir el sofocón provocado por el desprecio ciudadano, expresado a nivel de los colegios electorales, en mayo del 2016.

El estarse jugando con la inteligencia de los demás, no siempre reporta los resultados apetecidos. Es innegable que, todo tiene un límite; que de los excesos se cansa cualquiera, tanto el más favorecido, como el mayor afectado. Además, hay un viejo refrán, que bien se puede asociar con los que creen estar convenciendo hoy, en base a sus falsas promesas frente al electorado, y es aquel que reza: “Pendejo es el que se cree, que el otro es pendejo”. ¡En craso error incurre!

Autor: Rolando Fernández

www.rfcamienmoslworldpress.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*