Home / Locales / Sean felices, peledeístas pobres

Sean felices, peledeístas pobres

Por Orbis Beltré.

FOTO DE ORBIS BELTRE

Ayer una vez más el pueblo dominicano quiso irse al patíbulo; ayer el pueblo dominicano se echó la soga al cuello y se tiró al vacío -¡Y QUÉ CURIOSO!- en su agonía por el cuello fracturado y la falta de oxígeno, celebra su hazaña como si estuviera seguro de que está huyendo de la muerte.

Esta vez me dirijo, no a los pobres peledeístas, sino a los peledeístas pobres, a esos que pretenden creer que ayer ganaron el cielo. La sexta pela, vociferan alegres, como si no fuera en su piel que se ha estado estrellando el látigo.

Esta vez me dirijo no a los pobres peledeístas, sino a los peledeístas pobres, a esos que ejerciendo una inocencia usurpada hoy van celebrando con gran júbilo que el PLD ganó las elecciones por sexta ocasión consecutiva.

Les digo, a ustedes, peledeístas pobres, que procuren nunca tener que ir a un hospital público de los que hay en nuestro país, que procuren nunca tener que necesitar el seguro de salud subsidiado del SENASA, que procuren nunca tener que ir a los tribunales de nuestro país a reclamar justicia.

Los exhorto a que sean felices, a que procuren nunca necesitar la protección del Estado, a que procuren nunca ganar el sueldo mínimo establecido, a que procuren nunca ir a una farmacia a comprar medicamentos, a que procuren nunca necesitar un Congreso tan eficiente, que se atreva a leer un contrato antes de firmarlo.

Sean felices, peledeístas pobres, tan felices, que ninguna reforma fiscal pueda afectarlos, aunque la creación de más impuestos y el más encarecimiento de los muchos que ya tenemos, no sea para mejorar nuestras vidas.

Sean felices, gocen, peledeístas pobres, que ustedes han ganado; sean felices y gocen, peledeístas pobres, porque ustedes no son frustrados y no son amargados y no son resentidos sociales como yo, que entiendo que el triunfo de ayer, del PLD, exaltado en la figura del senador Félix Bautista como el candidato más votado, es una señal inequívoca de lo abusivamente idiota que se ha vuelto la sociedad dominicana.

Peledeístas pobres, gocen, ustedes ganaron ayer, y yo seguiré siendo el raro, o mejor dicho, el frustrado, el amargado y resentido social.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*