Home / Opinion / Artículos / Señores, dejen a Trump tranquilo, ¡qué trabaje!

Señores, dejen a Trump tranquilo, ¡qué trabaje!

FOTO DE ROLANDO FERNANDEZ

Hay un viejo refrán, muy valedero, por cierto, que reza: “Todo obra para bien”. Claro, independientemente del pensar humano, en cuyo marco, a veces se entienden como las peores, aquellascosas inesperadas que ocurren. ¡Craso error!

Hay queesperar hasta que el señor Donald Trump asuma la presidencia de los EE.UU., y que los meses comiencen a correr, paraentones ir aquilatando las ejecutorias de su gobierno, que deberán ser comparables, como todo en la vida.

Muchos grupos, y ciudadanos independientes de ese país, se están adelantando a los acontecimientos futuros que habrán de producirse en esa nación, a partir de entrar en vigencia su mandato presidencial, catalogándole ya de desastrosos. Consideran que los daños serán muy graves para el gran imperio del Norte, y su gente en sentido general; que se llevará de paro el legado de su antecesor inmediato Barack Obama.

Hay personas hasta hablando de que sienten vergüenza, al tener a ese señor como su máximo representante; que no merece honor alguno. Se ha llegado al extremo de retirar su nombre de algunos edificios en la ciudad de Nueva York, como forma de expresar el descontento, entre otros factores no muy conocidos.

Hasta una supuesta vidente predijo ya un atentado en su contra, que puedeincluir su muerte; y que, según la publicación correspondiente también pronosticó iba a ganar las elecciones. Parecería una forma de soporte de lo primero eso último.

Cuántas ronchas, y sorpresas muy inesperadas, han causado el triunfo electoral del señor Trump, a quien han acusado de loco, mujeriego, “acosador” sexual, evasor de impuestos en contra del fisco de su país, y hasta racista, entre los “piropos” denostantes.

Parece ser que ese caballero es la excepción, pues todo ser humano siempre tiene algo de las dos cosas, buenas y malas. Nada más se habla de lo malo con respecto al mismo.¡Qué pena!

El que esa nueva persona se haya alzado con la victoria en estos precisos momentos, a pesar de los tantos pronósticos en contra, debe ser de alta ponderación. Posiblemente, esa victoria sea lo mejor que haya podido pasar a los EE. UU. en estos momentos. Eso no ocurrió por accidente, como tampoco lo fue la elección del señor Barack Obama, presidente anterior escogido.

Muy poca gente se imaginó a un negro descendiente de africanos, dirigiendo los destinos de esa gran nación, desde la Casa Blanca. Paradójico, ¿verdad? Y, ahora viene la contra étnica racial.

Cualquier investigador agudo asociaría ambas escogencias con asuntos de mayor profundidad, y misiones que cumplir, asignadas a esos hombres,desde el Universo inmanifiesto, que trascienden lo enteramente terrenal.

La misma simpatía que se ha hecho pública entre el señor Vladimir Putin y Donald Trump, felicitando el primero al segundo, tras su triunfo, y que puede conducir a una amplia amistad entre ambos, debe ser un punto a considerar, en términos de ponderación, ya que de esa relación se podría derivar una eventual unificación, o acercamientobeneficioso, entre esos dos puntos antagonistas del mundo, representados por ambos personajes

Los designios de este planeta no solo están en manos de los hombres habitantes del mismo, sino que hay otros actores encomendados, abriendocaminos para toda la humanidad, claro de naturaleza espiritual, que también deben guiarle por un amplio y sostenido sendero evolutivo, necesario, hasta que la Tierra alcance el nivel sagradodebido, dentro de esquema universal presupuestado por el Gran Arquitecto, Hacedor del TODO UNO, Su Cuerpo material en expresión.

Al señor Trump, ya solo queda aceptarle como el nuevopresidente electo de aquel país; desearle el mayor de los éxitos durante el desarrollo de las tareas a emprender, muy diferentes a las de un comerciante, y dejarse de estar injuriándole, denigrándole, loque podría contribuir más a exacerbar sus fogosos ánimos, y responder con mayor ahínco; hasta actuar movido por ese estado emocional egotista que le caracteriza, se pudedecir, en contra de sus detractores.

Finalmente, y asociándole con todo lo expresado, de orden es el sugerir, reparar un poco en lo que esotéricamente corresponde a ese gran país, que reiteramos debe jugar un rol de capital importancia en los trabajos requeridos hacia evolución del planeta Tierra, dentro del esquema universal divino presupuestado, hasta que éste alcance el ser sagrado por completo. ¡Es lo que dicen con firmeza aquellos que mucho saben!

Para nadie es un secreto que los Estados Unidos de América, como nación, vienen mostrando desde hace mucho un proceso degenerativo social de marcada connotación, unido a otros factores de alta negatividad, involutivos todospor supuesto, y que han de aparecer figuras públicas que aporten para tratar de revertir dichos males.

Tanto el señor Donald Trump, como Barack Obama, se entienden ser partes del grupo elegido. Por consiguiente, dejen a este último trabajar ahora, dándole menos prensa negativa, y dejándose de lado un poco los altos intereses económicos y políticos que se teme puedan ser afectados con sus ejecutorias, algo fuera de estilo se cree, para ver qué es lo que va a ocurrir en lo adelante.

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemoswordpress.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*