Variedades & Curiosidades

Un día como hoy en la historia en 1945, Japón se rinde, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial

A bordo del USS Missouri en la bahía de Tokio, Japón se rinde formalmente a los aliados, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

En el verano de 1945, la derrota de Japón era una conclusión inevitable. La marina y la fuerza aérea japonesas fueron destruidas. El bloqueo naval aliado de Japón y el bombardeo intensivo de ciudades japonesas habían dejado al país y su economía devastados. A fines de junio, los estadounidenses capturaron Okinawa, una isla japonesa desde la cual los aliados podrían lanzar una invasión de las principales islas de origen japonesas. El general estadounidense Douglas MacArthur fue puesto a cargo de la invasión, cuyo nombre en código fue «Operación Olímpica» y se estableció para noviembre de 1945.

 

La invasión de Japón prometía ser el ataque marítimo más sangriento de todos los tiempos, posiblemente 10 veces más costoso que la invasión de Normandía en términos de bajas aliadas. El 16 de julio, apareció una nueva opción cuando Estados Unidos detonó en secreto la primera bomba atómica del mundo en el desierto de Nuevo México. Diez días después, los aliados emitieron la Declaración de Potsdam, exigiendo la «rendición incondicional de todas las fuerzas armadas japonesas». El incumplimiento significaría «la inevitable y completa destrucción de las fuerzas armadas japonesas e igualmente inevitable la total devastación de la patria japonesa». El 28 de julio, el primer ministro japonés Kantaro Suzuki respondió diciendo a la prensa que su gobierno «no estaba prestando atención» al ultimátum aliado. El presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, ordenó que continuara la devastación, y el 6 de agosto, el bombardero B-29 estadounidense Enola Gay lanzó una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, matando a unas 80.000 personas e hiriendo fatalmente a miles más.

 

Después del ataque de Hiroshima, una facción del consejo de guerra supremo de Japón favoreció la aceptación de la Declaración de Potsdam, pero la mayoría se resistió a la rendición incondicional. El 8 de agosto, la desesperada situación de Japón volvió a empeorar cuando la URSS declaró la guerra a Japón. Al día siguiente, las fuerzas soviéticas atacaron en Manchuria, abrumando rápidamente las posiciones japonesas allí, y se lanzó una segunda bomba atómica estadounidense sobre la ciudad costera japonesa de Nagasaki.

 

Justo antes de la medianoche del 9 de agosto, el emperador japonés Hirohito convocó el consejo de guerra supremo. Después de un largo y emotivo debate, respaldó una propuesta del primer ministro Suzuki en la que Japón aceptaría la Declaración de Potsdam “en el entendimiento de que dicha Declaración no compromete ninguna demanda que perjudique las prerrogativas de Su Majestad como gobernante soberano”. El consejo obedeció la aceptación de la paz por parte de Hirohito y el 10 de agosto se transmitió el mensaje a Estados Unidos.

 

Temprano el 12 de agosto, Estados Unidos respondió que «la autoridad del emperador y del gobierno japonés para gobernar el estado estará sujeta al Comandante Supremo de las Potencias Aliadas». Después de dos días de debate sobre lo que implicaba esta declaración, el emperador Hirohito hizo a un lado los matices del texto y declaró que la paz era preferible a la destrucción. Ordenó al gobierno japonés que preparara un texto aceptando la rendición.

 

En las primeras horas del 15 de agosto, una facción liderada por el mayor Kenji Hatanaka intentó un golpe militar. Los rebeldes tomaron el control del palacio imperial e incendiaron la residencia del primer ministro Suzuki, pero poco después del amanecer el golpe fue aplastado. Al mediodía de ese día, el emperador Hirohito fue a la radio nacional por primera vez para anunciar la rendición japonesa. En su desconocido lenguaje de la corte, les dijo a sus súbditos, «hemos resuelto allanar el camino para una gran paz para todas las generaciones venideras al soportar lo insoportable y el sufrimiento de lo insoportable». Estados Unidos aceptó de inmediato la rendición de Japón.

 

El presidente Truman nombró a MacArthur para encabezar la ocupación aliada de Japón como comandante supremo de las potencias aliadas. Para el lugar de la rendición formal de Japón, Truman eligió el USS Missouri, un acorazado que había visto una acción considerable en el Pacífico y que recibió su nombre del estado natal de Truman. MacArthur, encargado de presidir la rendición, pospuso la ceremonia hasta el 2 de septiembre para dar tiempo a que llegaran los representantes de las principales potencias aliadas.

 

El domingo 2 de septiembre, más de 250 buques de guerra aliados anclados en la bahía de Tokio. Las banderas de Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética y China ondeaban sobre la cubierta del Missouri. Justo después de las 9 a.m., hora de Tokio, el canciller japonés Mamoru Shigemitsu firmó en nombre del gobierno japonés. El general Yoshijiro Umezu luego firmó por las fuerzas armadas japonesas, y sus ayudantes lloraron cuando hizo su firma.

 

El Comandante Supremo MacArthur firmó a continuación, declarando: «Es mi más sincera esperanza y, de hecho, la esperanza de toda la humanidad que de esta solemne ocasión un mundo mejor emerja de la sangre y la carnicería del pasado». Se hicieron diez firmas más, por parte de Estados Unidos, China, Gran Bretaña, la URSS, Australia, Canadá, Francia, Holanda y Nueva Zelanda, respectivamente. El almirante Chester W. Nimitz firmó por los Estados Unidos. Cuando terminó la ceremonia de 20 minutos, el sol irrumpió a través de nubes bajas. La guerra más devastadora de la historia de la humanidad había terminado.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar